Los secretos del “motor-cohete” que usará Hamilton para ganar en Arabia Saudita

Max Verstappen y Lewis Hamilton definirán el título de la F1 (REUTERS/Mike Blake)

 

El Gran Premio de San Pablo de la Fórmula 1 fue un punto de inflexión para la definición del título entre Max Verstappen y Lewis Hamilton, quien estrenó un motor a combustión y arrasó en el Autódromo José Carlos Pace de Interlagos. El pasado fin de semana el inglés guardo ese impulsor e igual se impuso en Qatar y redujo la diferencia con el neerlandés, que lidera el campeonato a falta de dos fechas. En la próxima carrera el británico dará otro golpe para capitalizar una nueva victoria.

Por Infobae

Desde 2014 la Máxima introdujo la tecnología híbrida en la motorización de sus autos con un motor eléctrico y otro a combustión. Los pilotos disponen de impulsores nuevos a lo largo de la temporada, pero cada vez que los reemplazan tienen penalidades. En Rusia Verstappen cambió los dos y largó último, algo que no le impidió ser segundo detrás de Valtteri Bottas (Mercedes).

Hamilton estrenó uno de combustión en la cita brasileña donde en la competencia sprint, la corta que se probó en otras dos fechas (Gran Bretaña e Italia), y a pesar de partir último por la exclusión debido a las irregularidades en el alerón del DRS (el que se mueve para permitir una mejor entrada de aire y darle más velocidad al auto que viene detrás), terminó quinto. El domingo tuvo cinco lugares de penalidad por el reemplazo del motor, pero pronto hizo de las suyas.

El inglés ganó cinco lugares al cumplirse la primera vuelta, luego dio cuenta de Charles Leclerc (Ferrari) y al quedar detrás de Bottas también lo dejó atrás, ya que recibió la orden de dejarlo pasar, y se puso tercero detrás de los dos coches austriacos. Más tarde dio cuenta de Sergio “Checo” Pérez (Red Bull) y luego tuvo otro duelo con Verstappen, que no pudo defenderse de la mayor velocidad de su rival.

Analista, al mejor estilo de un ingeniero de pista, y un estratega como pocos, Hamilton prescindió de ese impulsor en Qatar, un escenario nuevo, concebido para el motociclismo (allí corre el MotoGP), pero igual se impuso. Lewis le dio descanso para poder tener el motor más fresco para Arabia Saudita, donde se correrá el 5 de diciembre.

“Arabia Saudita debería ser una buena pista para nosotros, pero sabemos que este año, cuando crees que es buena, puede darse la vuelta”, declaró el jefe de Mercedes en Sky F1.

“Es una recta larga, sacaremos nuestro equipo especial para Arabia Saudita que no usamos en Qatar y esperemos que Valtteri Bottas también esté bien arriba, lo necesitamos. Aunque, en cualquier caso, si todo el mundo termina la carrera, la definición irá a Abu Dhabi”, agregó el team-manager.

Este motor puede funcionar con configuraciones de potencia más altas, porque tiene poco kilometraje y porque no tiene que durar tantas carreras como se exigen normalmente a los motores, ya que solo faltan dos para el final.

El director de ingeniería en pista de Mercedes, Andrew Shovlin, dijo en declaraciones a Motorsport que “las esperanzas para el GP de Arabia Saudí eran altas, especialmente sabiendo que Hamilton tendrá más potencia”.

“Hemos visto cambios bastante grandes en el rendimiento en las últimas carreras, pero si miramos el circuito de Arabia Saudí, creo que nos vendrá bien”, agregó. “Para Lewis, tenemos el motor más potente a nuestra disposición, así que eso le dará una unidad de potencia útil”, avisó el técnico.

En el ambiente de la F1 denominaron al arma de Hamilton el “motor-cohete” por la velocidad que tuvo el inglés cuando lo estrenó en San Pablo. ¿Por qué Hamilton lo guardó para Yeda? Es que el flamante circuito urbano saudí tiene características de un autódromo. La mayor parte de la pista se hizo desde cero (no había calles). El trazado de 6.174 metros junto al Mar Rojo tiene 27 curvas casi todas de alta velocidad. El promedio quizás supere los 250 km/h. y sería el más rápido después de Monza, la pista más veloz de la temporada.

Lewis la vio venir en sus innumerables horas sobre el simulador para conocer al escenario árabe. Sabe que tiene una batalla sin cuartel con Verstappen y guardar esa armar para las últimas dos fechas fue una jugada de ajedrez que puede valerle su octavo título en la Máxima.

Verstappen lidera el torneo con 351,5 puntos contra 343,5 de Hamilton. En cada una de las dos citas que faltan estarán en juego 26 unidades: 25 para el ganador de cada carrera y uno para el que marque el récord de vuelta. No habrá carrera sprint, por lo que esos puntos extras no estarán en juego.