El lujoso regalo que recibió Maradona pero al que sus hijos no pueden acceder

Foto archivo: EFE/Demian Alday Estévez

 

Diego Maradona era dueño de una gran fortuna representada en propiedades, inversiones y objetos de gran valor económico y simbólico. A partir de su muerte, ocurrida el 25 de noviembre de 2020, sus hijos Diego Maradona Junior, Dalma, Gianinna, Jana y Dieguito Fernando comenzaron el proceso sucesorio de las propiedades de su padre. Sin embargo, hay un bien que sus descendientes jamás podrán heredar.

Por La Nación

El patrimonio del campeón del mundo está compuesto por contratos e inversiones de gran valor, viviendas, autos y alhajas, en Buenos Aires, Dubái y hasta en la Habana, Cuba. En esa isla, donde Maradona viajó para hacer un tratamiento de desintoxicación de seis meses que se extendió a cinco años, Fidel Castro “le obsequió” una casa para que él y su círculo íntimo estuvieran cómodos.

El inmueble está ubicado en un complejo urbano del centro de salud La Pradera y fue entregado luego de una reunión que mantuvieron el dictador cubano y el futbolista. La intención de Maradona era pagarle a Fidel por la casa, pero Castro se negó a recibir dinero. La Constitución cubana no admitía por ese entonces la existencia de la “propiedad privada” y la compraventa de propiedades, al menos en los papeles, estaba prohibida.

En 2005, El Diez abandonó Cuba y no volvió sino hasta 2016, cuando murió Fidel Castro. En este tiempo, la familia y los abogados del crack olvidaron la casa cubana y solo reapareció en el debate público tras su muerte.

Para leer más, ingresa aquí