Artistas y público se reencuentran a pesar de la amenaza de la pandemia en la “Miami Art Week”

EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH

 

Quizá para llenar el vacío causado en 2020 por la pandemia, la Miami Art Week regresa con una oferta más amplia y variada que nunca, aunque dominada como siempre por la prestigiosa feria Art Basel Miami Beach que sirve este año de vitrina para 253 galerías de todo el mundo.

Art Basel abrirá sus puertas al público del 2 al 4 de diciembre con centenares de obras firmadas por cientos de artistas de primera fila y emergentes repartidas en las secciones Galleries, Kabinett, Positions, Nova, Survey, Edition y Meridians y con una catarata incesante de eventos en sus tres días.

Oficialmente la Semana de Arte va este año del 2 al 5 diciembre, pero hace días que Miami está en ebullición artística.

Desde la mayor exposición retrospectiva dedicada al Bob Dylan pintor hasta los nuevos murales de artistas urbanos en el museo a cielo abierto Wynwood Walls, pasando por un bosque artificial creado en homenaje al centenario perfume Channel nº5, todo tiene cabida en una ciudad que cada año se convierte por unos días en una galería de arte.

UN IMPACTO MARCADO CON EL SIGNO DEL DÓLAR

Fuentes especializadas calculan que la celebración de Art Basel, que llegó en 2002 a una Miami mucho menos interesada en el arte y menos cosmopolita que la actual y en 2019 recibió más de 81.000 visitantes, tiene un impacto económico para la ciudad cifrado entre 400 y 500 millones de dólares anuales.

En 2020 la covid-19 privó de esa fuente de ingresos a la economía miamense, que por ser muy dependiente del turismo resultó muy afectada por los confinamientos y las restricciones de viaje aplicadas en todo el mundo para prevenir contagios.

La buena noticia es que Florida ya ha recuperado los niveles de turismo anteriores a la pandemia, según datos oficiales, y en Miami se espera que la llegada de turistas durante el periodo de fiestas (desde Acción de Gracias a Año Nuevo) supere o al menos iguale la de 2019.

“Yo creo que va a ser una fiesta, hace dos años que no hay eventos artísticos de primera línea. Siento que el reencuentro va a ser también un éxito de ventas”, dice a Efe Diego Costa, director de Pinta, la única de las ferias satelitales de Art Basel dedicada al arte latinoamericano.

Costa señala que aunque la pandemia supuso para la mayoría de la gente un revés económico, hay sectores que no perdieron su poder adquisitivo y no han consumido o han consumido menos durante el encierro y pueden elegir el arte para invertir ese dinero no usado

PICASSO, BOB DYAN Y ARTISTAS EMERGENTES

En el Museo de Arte Patricia y Phillip Frost, situado dentro del campus de la Universidad Internacional de Florida en Sweetwater, abrirá sus puertas al público el 30 de noviembre “Retrospectrum”, la exposición más amplia de la obra de arte de Bob Dylan jamás realizada en los Estados Unidos.

Otra retrospectiva, en el Museo de Coral Gables, mostrará desde el día 1 de diciembre pinturas y esculturas del artista cubano radicado en Estados Unidos Julio Larraz, una de “las figuras más influyentes del arte de América Latina en la actualidad”.

Latinoamérica siempre ha estado muy presente en la Semana de Arte de Miami y este año no es la excepción.

En la sección Galleries de Art Basel están presentes Casas Reigner, de Bogotá; OMR, de Ciudad de México; Revolver Galería, de Buenos Aires; Galería Sur, de Punta del Este (Uruguay), o Casa Triangulo de Sao Paulo, además de las españolas Mayoral, Elvira González o Maisterravalbuena.

En la feria Pinta se ha optado para el reencuentro entre artistas y público por una combinación de lo presencial y lo digital. De las 40 galerías presentes, todas latinoamericanas menos cuatro españolas, quince presentan su oferta en remoto, explica Costa.

Los proyectos especiales de Pinta 2021 son tres instalaciones a cargo de dos artistas venezolanas, Nan González y Lisu Vega, y un argentino, Martín Touzón.

El arte latinoamericano está también en otras ferias como la denominada Untitled, que será inaugurada el lunes 29 con el performance “Silver Lines” de la artista mexicana Ana Teresa Fernández, parte del grupo The Truth Farm Collective, que presenta además la instalación “Drawn Together”, en la que abordan el concepto del arte sin fronteras y el llamado de las raíces mexicano-estadounidenses y sus propuestas artísticas.

En el Espacio 23, del mecenas y coleccionista Jorge Pérez, la exposición “Witness: Afro Perspectives”, que reúne obras de artistas africanos y de la diáspora de ese continente y sorprendió en el alicaído panorama artístico de 2020, se presenta ampliada y con nuevo enfoque en esta Miami Art Week.

La Piero Atchugarry Gallery, dirigida por el hijo del reputado escultor uruguayo Pablo Atchugarry, inaugurará cuatro nuevas exposiciones este fin de semana, incluida “Otro mundo”, del cubano Dagoberto Rodríguez, con obras NFT (Non Fungible Token), un tipo de arte en formato digital que tomó cuerpo en 2020 por la pandemia.

Los NFT van a ser tendencia en esta Miami Art Week, pero no les van a quitar su lugar a las obras de grandes de la pintura como un óleo de 1936, “Jeune femme au large cou”, firmado por Pablo Picasso, que vende la galería David Benrimon Fine Arts por 16 millones de dólares en la feria Art Miami.

El mercado del arte no se paró por la pandemia gracias a la tecnología, pero los artistas y el público están ávidos de verse las caras en Miami Art Week.

EFE.