Incautan más de 230 tarántulas, escorpiones y cucarachas que iban a ser exportadas ilegalmente de Colombia hacia Europa

Incautan más de 300 especies, entre cucarachas, tarántulas y escorpiones, que iban a ser movilizadas ilegalmente a Europa. Foto: Secretaría de Ambiente (Bogotá)

 

 

 

 

La Secretaría de Ambiente de Bogotá realizó la masiva incautación de fauna silvestre en el aeropuerto El Dorado.

Por infobae.com 

Un cargamento de 309 especímenes de fauna silvestre fue confiscado en el Aeropuerto Internacional El Dorado, según confirmó este jueves 2 de diciembre la Secretaría de Ambiente de Bogotá. Estos animales partirían de manera ilegal rumbo a Europa como parte de las redes de tráfico (desde caza, movilización, comercialización y tendencia) a nivel internacional.

La confiscación se produjo en medio de los controles adelantados por la Policía Aeroportuaria, que logró identificar la carga sospechosa. Al momento de la verificación, se observaron 210 recipientes plásticos -entre cocas y rollos fotográficos- que en el interior contenían 232 tarántulas, un escorpión con 7 crías, nueve huevos de araña y 67 cucarachas.

De acuerdo a la información entregada por la entidad, dos alemanes fueron detenidos en medio del operativo, quienes argumentaron que los movilizaban al país ‘Teutón’ con fines académicos. Las investigaciones preliminares señalan que los artrópodos habrían sido sacados del municipio de San Luis de Gaceno, en el departamento de Boyacá.

No obstante, las autoridades establecieron que los extranjeros estaban llevando a cabo estas conductas sin los respectivos permisos, autorizaciones o licencias ambientales: desde la recolección de las especies hasta su transporte. Y, por ello, fueron puestos a disposición de un juez de control de garantías.

Los animales incautados debieron ser trasladados al Centro de Atención y Valoración de Flora y Fauna Silvestre, donde profesionales de la Secretaría de Ambiente adelantan las respectivas evaluaciones biológicas. De esta forma, se podrá determinar “cuáles son las especies afectadas y si hay algún grado de riesgo o amenaza”. Finalmente, se definirán los procedimientos para regresarlos a su hábitat natural.

Foto: Secretaría de Ambiente de BogotáFoto: Secretaría de Ambiente de Bogotá

 

 

 

 

 

“Le recordamos a la ciudadanía que a pesar de, como a estos ciudadanos, tener supuestos fines académicos o de investigación, cualquier investigación tiene que tener permisos explícitos por parte de las autoridades ambientales”, sostuvo Carolina Urrutia, secretaria de Ambiente de la capital.

Recuerde que en la Ley 1333 de 2009 se establecen los procedimientos sancionatorios ambientales, señalando “las infracciones, sanciones y medidas preventivas, asó como procedimiento para la imposición de las mismas”. Prácticas como el tráfico ilegal de especies podrían contraer multas diarias hasta por cinco mil (5.000) salarios mínimos mensuales legales vigentes; y cierres temporales o definitivos de los establecimientos, edificaciones o servicios involucrados, entre otros.

Este es el segundo caso en menos de tres meses en el que las autoridades incautan especímenes silvestres que pretendían ser exportados ilegalmente desde la capital del país.

MÁS INCAUTACIONES EN EL DORADO:

En septiembre pasado, la Secretaría de Ambiente informó que, en medio de una revisión de un cargamento que llegaba al aeropuerto El Dorado para ser enviado con destino a Hong Kong, se encontraron 3.493 aletas de tiburón y 117 kilos de vejigas natatorias de pez.

Este cargamento ilegal fue incautado por las autoridades y se estableció que iba ser exportado ilegalmente en diez bultos hacia la ciudad china, donde al parecer se utilizan para la preparación de platos tradicionales, bajo la modalidad de encomienda por el muelle de carga del aeropuerto ubicado en Bogotá. De la misma forma, la entidad señaló que las aletas y vejigas fueron enviadas por vía terrestre a la capital desde Roldanillo, en el Valle del Cauca.

Foto de la Secretaría de Ambiente
Foto de la Secretaría de Ambiente

 

 

 

 

Los cálculos de las entidades son dolorosos, pues se estima que para lograr la extracción de más de tres mil aletas se debieron haber sacrificado entre 900 y 1.000 tiburones de diferentes especies y tamaños, los cuales podrían oscilar entre uno y cinco metros de longitud.

En lo corrido de 2021 han sido recuperados más de 11.000 especímenes, de los cuales 7.058 fueron individuos vivos, 159 muertos y 3846 especímenes no vivos, que son aquellos que sufrieron algún grado de transformación (pieles, artículos de marroquinería, conchas, partes deshidratadas).