Guiso chavista quedó al descubierto… ¿Dónde están las casas “construidas” en Mérida?

Foto: Corresponsalía lapatilla.com

 

 

 

El año pasado el protector del estado Mérida, Jehyson Guzmán, anunció que para el mes de julio de 2020 se habían construido 3.500 soluciones habitacionales en la entidad, a través de la Gran Misión Vivienda. Muchos merideños se preguntan: ¿Dónde están construidas esas casas? ¿Cuál fue el procedimiento para la entrega? ¿Hay título de propiedad de estas? Poco se sabe al respecto, y los supuestos proyectos habitacionales no se ven.

Por Corresponsalía lapatilla.com

Una vivienda debe cumplir con un conjunto de requerimientos que realmente brinde a los individuos bienestar social y las condiciones para que goce de salud física y mental. La vivienda juega un papel decisivo en la calidad de vida de las personas y, en la mayoría de los casos, debe poseer servicios públicos esenciales para que proporcione los niveles mínimos de bienestar.

No existen cifras oficiales sobre el déficit de viviendas en Mérida y los datos de lo que supuestamente ha construido el régimen chavista son inciertos. También es difícil precisar cuántas viviendas poseen las condiciones idóneas y cuentan con todos los servicios públicos.

Sin embargo, Jehyson Guzmán, indicó que para el mes de julio de 2020 serían 94 mil 553 las viviendas entregadas en revolución en el estado Mérida. ¿Se han cubierto las necesidades? ¿Se han cumplido las promesas?

Con las manos atadas

En los últimos 20 años, el régimen ha planteado la fabricación de edificios residenciales de interés social a través de la Gran Misión Vivienda, programa que antes del chavismo era ejecutado por el Instituto Nacional de la Vivienda (Inavi) de manera más planificada, incluso, construyendo un mayor número de soluciones habitacionales. Hoy existen urbanismos en la ciudad de Mérida, edificados en la era democrática, como Los Curos, Santa Juana o La Humboldt, y que aún se mantienen en pie.

En Mérida, al parecer las viviendas no han sido prioridad, pues más bien se han otorgado recursos para infraestructura deportiva, como es el caso del Cinco Águilas Blancas, en el cual se construyeron gimnasios, piscinas, el estadio metropolitano, siendo un gran complejo deportivo, construido durante el gobierno de Florencio Porras.

Durante la gestión del chavista Alexis Ramírez, quien fuese gobernador de Mérida en el periodo 2012-2017, poco o casi nada logró construir. De esta revolución pasaron 15 años de ilusión y espera, hasta que llegó el cambio con el gobierno de Ramón Guevara, quien llenó de esperanzas a quienes no poseían un techo propio y digno.

Foto: Corresponsalía lapatilla.com

 

Pero todo quedó en expectativas no satisfechas. El Fondo Integral para la Vivienda y Hábitat del estado Mérida (FONHVIM), en la gestión del gobernador Ramón Guevara, no recibió recursos. Primero, recibieron la institución totalmente desvalijada. La administración de los recursos provenientes de PDVSA fue transferida al inventado y sin fundamento legal “Protector de Mérida”, designado por el régimen de Maduro, en la persona de Yehyson Guzmán, quien tuteló todas las misiones de vivienda y los programas que se habían establecido.

Chavismo acapara recursos

Fuentes políticas relacionadas con el FONHVIM y que pidieron no ser identificadas, dijeron que se transfirieron 141 terrenos propiedad de este organismo al Instituto Nacional de Tierras Urbanas, siendo el instituto merideño de la vivienda totalmente desmantelado de terrenos aptos para la construcción de urbanismos.

Adicionalmente a eso, señalaron que fueron transferidos al protector de Mérida, vehículos, equipos y gran parte de los urbanismos que se venían ejecutando a través de la institución. A la administración del gobernador del estado Mérida, Ramón Guevara, le fueron despojados los recursos provenientes del Fondo de Compensación Interterritorial (FCI), que es la institución donde se maneja o se aprueban recursos para los planes de inversión.

Por lo tanto, fueron afectados también los planes que se tenían previstos para la construcción de viviendas. Adicionalmente, la situación inflacionaria que se ha vivido en los últimos años y la pandemia, dieron un vuelco total a la asignación de recursos, que fueron redireccionados para atender al sector salud que se consideró una prioridad a nivel nacional.

Foto: Corresponsalía lapatilla.com

 

Sin embargo, la institución trabajó “con las uñas” en algunos proyectos como la rehabilitación de algunos urbanismos, y a través de la figura de encomienda de gestión, se incorporó el apoyo a la dirección de infraestructura, ejecutando algunas obras relacionadas con sectores distintos al habitacional como el turismo, el área deportiva y educacional, obras de corte religioso, recuperación de espacios públicos y recreación, ya que la construcción de viviendas fue secuestrada por el régimen de Maduro.

Fue poco lo que pudo realizar la gestión de Ramón Guevara, sobre todo por la falta de coordinación con el Ministerio de la Vivienda para gestionar alianzas estratégicas que permitieran la construcción de urbanismos. Las dificultades para acceder a créditos por parte de las empresas privadas a través de entidades bancarias, también limitó la posibilidad de concretar alguna obra en esta materia.

El gobierno saliente de Guevara no construyó programas habitacionales, pero regularizó la propiedad otorgando 1.400 títulos, adjudicaciones y certificados de publicaciones de vivienda que entregaron a familias en el estado, que habían esperado de 10 a 15 años para recibirlos. En la gestión del exgobernador chavista, Alexis Ramírez, se entregaron solo 250 títulos, lo que denota el desinterés en dar seguridad jurídica a las familias.

Gran Misión Vivienda

El acto de lanzamiento oficial de la Gran Misión Vivienda Venezuela se realizó el 30 de abril del año 2011. En la sala Ríos Reyna del teatro Teresa Carreño, Hugo prometió a una anciana de 80 años, Melania Rendón, una de las primeras casas de este cacareado programa.

Foto: Corresponsalía lapatilla.com

 

Chávez aseguró que la nueva misión serviría para dejar atrás “el drama de la vivienda heredado del capitalismo”, y puso como meta la construcción de 2.000.000 de viviendas, en 7 años.

Desde allí las promesas no han parado. En marzo de 2018, Nicolás Maduro aseguró haber cumplido las promesas de su predecesor y se fijó para el año 2025 llegar a las 5.000.000 de viviendas. Según Maduro, en marzo de este año fue entregada la casa número 3.500.000.

Sin cuentas claras

Según un informe publicado por Transparencia Venezuela, a propósito de los 10 años de la Gran Misión Vivienda, las memorias y cuentas de los ministerios relacionados con esta misión no presenta cuentas claras y solo están disponibles hasta el año 2015.

De igual manera, se señala que los documentos no ofrecen información completa y detallada, pero sí precisan que durante los primeros cinco años del programa, se construyeron 1.000.016 viviendas, siendo 2015 el año de mayor producción con 326.323.

Foto: Corresponsalía lapatilla.com

 

Como en todas las áreas, la política de opacidad impulsada por el régimen impide validar el número de viviendas construidas o los montos comprometidos y ejecutados en los proyectos, lo que imposibilita acceder a datos claves como son los procesos de selección de contratistas, las metas anuales previstas, los porcentajes de cumplimiento, la calidad de los materiales comprometidos, entre otros.

La situación de la vivienda en Venezuela ha empeorado en los últimos años por la ausencia de una política pública eficiente y transparente. Esta tragedia también arropa al estado Mérida, donde el déficit de soluciones habitaciones continúa ante la creciente tasa poblacional.