El misterio del esqueleto momificado de un “alienígena” encontrado en el desierto de Chile que desconcertó a los científicos (FOTOS)

El espécimen momificado de la región de Atacama de Chile | Crédito: Dr. Emery Smith

 

Con su cráneo puntiagudo en forma de cono, cuencas de los ojos inclinados y diez costillas, esta minúscula momia dejó a los científicos rascándose la cabeza durante años.

Por The Sun
Traducción libre de lapatilla.com

Apodado “Ata”, los extraños restos fueron encontrados en 2003 en el desierto de Atacama en Chile y cuando se examinaron, se pensó que los huesos pertenecían a un ser de entre seis y ocho años.

Los restos fueron encontrados por el cazador de tesoros Oscar Muño en una iglesia abandonada en un pueblo minero desierto llamado La Noria. Estaban dentro de una bolsa de cuero, envueltos en una tela blanca atada con una cinta púrpura, aunque no se encontró nada que sugiriera de qué se trataba.

El cráneo largo y angular, las cuencas de los ojos inclinados y menos costillas de las normales (10 pares en lugar de 12) han provocado una gran especulación sobre su origen.

Así que no fue una sorpresa cuando surgió la noticia del descubrimiento, los ufólogos llegaron al lugar donde se descubrió. Un documental posterior, llamado Sirius, incluso sugirió que podría pertenecer a una tribu de visitantes extraterrestres.

Una radiografía del diminuto esqueleto.

 

Primero, se pensó que era antiguo.

Pero un análisis inicial realizado en 2012 demostró que el esqueleto en realidad data de la década de 1970. Sin embargo, no había nada registrado oficialmente que sugiriera qué era, y no hay evidencia de quién pudo haber sido el pequeño ser.

Para aumentar el misterio, las pruebas encontraron que el 8 por ciento del ADN no era humano. Esto llevó a especulaciones de que el ser tal vez sea una especie exótica.

Pero en 2018, un equipo de científicos afirmó haber desacreditado las teorías de que la criatura provenía del espacio exterior. Las pruebas en la Universidad de Stanford, San Francisco y la Universidad de California encontraron que el bebé murió hace 40 años.

Tenía varias afecciones genéticas que retrasaron su crecimiento, relacionadas con el enanismo y otros trastornos óseos.

Se cree que el esqueleto es el de un bebé prematuro o uno que murió justo después del nacimiento.

La forma de vida de seis pulgadas ha desconcertado a los científicos durante mucho tiempo. | Crédito: AFP

 

Garry Nolan, profesor de microbiología e inmunología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, cree que la investigación sobre “Ata” algún día podría beneficiar a los pacientes.

La momnia podría tener algunas pistas para ayudar a las personas con problemas de crecimiento óseo o personas que tienen fracturas graves.

El Dr. Nolan comenzó a investigar su caso en 2012 cuando un amigo dijo que podría haber encontrado un extraterrestre. “Esta investigación aclara lo que ha sido una historia muy pública y sensacionalista durante mucho tiempo, y se hizo con el deseo de traer algo de humanidad a esta discusión y dignidad al esqueleto”.

“El ADN y las imágenes provienen de restos que no se sabía que fueran humanos cuando comenzó la investigación. Se sabe desde hace mucho tiempo que este esqueleto estaba en manos privadas en España, sin ninguna acusación de conducta delictiva sobre cómo fue adquirido”, agregó Nolan.

Pero escribiendo en la revista online Etilmercurio, Cristina Dorador, de la Universidad de Antofagasta, pidió al gobierno chileno que condenara la investigación. “No sabemos cómo llegó a ser enterrada una niña junto a la iglesia en el pueblo abandonado. No sabemos si nació viva, pero sí sabemos que fue tratada con cuidado y amor en sus últimos momentos, siendo cuidadosamente cubierta con una tela blanca y una cinta violeta”.

“De acuerdo con la presunta línea de tiempo de su muerte, es probable que su madre todavía esté viva. Dado el gran interés por el caso en los medios de comunicación. También es posible que la familia se haya visto obligada a revivir hechos de hace 40 años. ¿Pero cuál es el destino de la niña de La Noria? Un cajón oscuro en algún lugar de Europa”, cuestionó Dorador.