Ómicron, los millones de contagios y las señales de una menor letalidad: ¿afecta más a la garganta que a los pulmones?

Un personal médico que usa equipo de protección personal (EPP) asiste en la habitación de un paciente infectado con el coronavirus Covid-19 en la unidad de cuidados intensivos (UCI) Covid-19 del hospital universitario (Bergmannsheil Klinikum) en Bochum, Alemania occidental, el 16 de diciembre de 2021, en medio de la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19. (Foto de Ina FASSBENDER / AFP)

 

España terminó el año 2021 pulverizando todos los récords de contagios por covid-19. El pasado jueves 30 de diciembre, el Ministerio de Sanidad contabilizó un total de 161.688 nuevos casos y este lunes se conocerán los datos actualizados y sus posibles efectos tras las reuniones de Nochevieja.

Por 20minutos.es

Según los expertos es la nueva variante ómicron la que está provocando el aumento exponencial de contagios de coronavirus en todo el mundo y el Ministerio de Sanidad junto con las Comunidades Autónomas evaluarán esta semana la posibilidad de escalonar la vuelta al colegio para evitar una mayor propagación del virus.

El debate sobre si esta variante es menos peligrosa sigue abierto en la comunidad científica, aunque las tasas hospitalarias, las de morbilidad y las de vacunación nos permiten respirar un poco más tranquilos. A fecha del pasado 30, un 8,81% de camas hospitalarias y un 19,42% de camas UCI estaban ocupadas por pacientes covid.

Además, a menos de una semana de la vuelta al cole, Gobierno central, comunidades autónomas y comunidad educativa (padres, personal administrativo y docentes) apuestan por no retrasar la reapertura de las aulas. ¿Qué podemos esperar de esta nueva variante?

¿Es ómicron menos letal?

Aunque todavía no hay una respuesta científica unánime, cada vez son más las pruebas que indican que esta variante -unida a la vacunación- podría tener efectos más leves en las personas contagiadas. Así, varios estudios señalan que ómicron tiene más probabilidades de infectar la garganta que los pulmones.

En concreto, dos estudios indican que esta variante podría ser menos agresiva porque ataca a las células de los pulmones de manera diferente a delta. “Hay dos formas en las que un virus puede atacar una célula”, explica Ravindra Gupta, uno de los investigadores de la Universidad de Cambridge.

Las autoridades sanitarias siguen abogando por la vacunación como “principal arma para parar el virus” y es que, al parecer, los efectos de ómicron también son más leves en personas con la pauta de vacunación completa, según indicó la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

¿Por qué es tan transmisible?

“En esencia, parece ser más capaz de infectar el tracto respiratorio superior, es decir, las células de la garganta. Por lo tanto se multiplicaría en las células más fácilmente que en las células profundas del pulmón. Esto es realmente preliminar, pero los estudios apuntan en la misma dirección”, señala Deenan Pillay, profesor de virología en el University College de Londres.

Si el virus produce más células en la garganta, eso lo hace más transmisible, lo que ayudaría a explicar la rápida propagación de ómicron. Un virus que es agresivo a la hora de infectar el tejido pulmonar, por otro lado, será potencialmente más peligroso pero menos transmisible.

¿Cómo ataca ómicron a los pulmones?

La proteína S -la encargada de entrar en las células e infectarlas-, es menos eficiente en esta variante cuando se trata de entrar en el tejido pulmonar porque ómicron tiene menos afinidad por la enzima TMPRSS2, que se expresa en los pulmones. “Mostramos que en las células pulmonares que expresan TMPRSS2, ómicron demostró una replicación significativamente menor en comparación con delta”, explican los investigadores.

Esa enzima es la que “corta” la proteína S, permitiendo al virus fusionarse con la membrana celular y entrar en la célula. Una vez dentro, el virus secuestra la maquinaria genética de la célula y comienza a replicarse. Es decir, que el virus necesita esta enzima para invadir las células pulmonares.

¿Cuánto dura el tiempo de infección de ómicron?

La variante ómicron tiene un periodo de incubación menor, de unos tres días, según los resultados de un estudio realizado en Noruega tras un brote de ómicron surgido en una fiesta en la que participaron 117 personas y 81 se contagiaron.

Según asegura a 20minutos.es José María Molero, portavoz de enfermedades infecciosas del SemFYC, no hay un tiempo definido, aunque con las variantes anteriores a ómicron, incluida la delta, todo indica que por encima “de los siete días ya no se contagiaba. Con ómicron no se sabe, por eso la decisión no se ha basado en estudios científicos que demuestren cuál es el periodo de contagiosidad. Se ha basado en que la evolución clínica de los pacientes realmente es más corto que anteriormente”.

En este sentido, todo parece indicar que “la duración de los síntomas en no vacunados se acerca probablemente a la semana aunque la tos, el cansancio y la debilidad puede durar dos o cuatro semanas más, mientras que en los vacunados es cierto que por encima de los cuatro o cinco días ha desaparecido casi toda la sintomatología, aunque puede persistir la tos”.

¿Es lógico reducir las cuarentenas por ómicron?

Francia, Italia, Grecia, Estados Unidos y España, entre otros, han acordado reducir las cuarentenas ante la explosión de contagios de ómicron, el virus más contagioso registrado hasta la fecha, por el miedo a que “paralice el funcionamiento” de los países. Sin embargo, no todos los expertos están de acuerdo con acortar tanto los confinamientos por falta de evidencia científica.

Así, la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta emitió el pasado miércoles un informe sobre la cuestión que rechazaba recortar los aislamientos ni siquiera en los casos de que los contagiados fueran asintomáticos. Según indicaron fuentes de la Ponencia, los técnicos que asesoran a las comunidades autónomas en materia de Salud Pública pidieron más tiempo antes de reducir el periodo de diez días que estaba estipulado.

“No hay datos todavía para tomar una decisión” y son necesarias “evidencias más sólidas”, habían afirmado esta mañana de miércoles fuentes cercanas a la reunión de los técnicos.

Además, el director de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan, pidió “tener cuidado con los cambios de estrategias” y “no crear confusión” en los ciudadanos.