Cómo el príncipe William conoció a Kate Middleton: su romance real a lo largo de los años

Kate Middleton y el príncipe William se casaron el 29 de abril de 2011 tras una historia de amor de 10 años. | Foto: Infobae

 

Hace diez años, Kate Middleton se casó con el príncipe William en la Abadía de Westminster mientras el mundo miraba. En ese momento, se sintió como un momento fantástico en un cuento de hadas de la vida real: el vestido de Alexander McQueen, la iglesia gótica, los carruajes tirados por caballos, el gran beso en el balcón del Palacio de Buckingham.

Por Infobae

Pero, por supuesto, los cuentos de hadas no son reales, ni siquiera para el futuro rey de Inglaterra. En realidad, Kate y William tuvieron un largo viaje antes de convertirse en marido y mujer.

Dependiendo de la forma en que veas el mundo, el comienzo del romance del príncipe William y Kate Middleton se redujo al destino o al azar, también conocido como una asignación de dormitorio de primer año en la Universidad de St. Andrews en Escocia. La llegada de William al campus fue recibida con una fanfarria frenética: un grupo de fotógrafos se treparon unos sobre otros para tomar fotografías de él y su padre caminando por los terrenos. Luego, el adolescente concedió una breve entrevista a la prensa, que pronto fue recogida por diarios de todo el mundo. Mientras tanto, Middleton ya se había mudado en silencio a St. Salvator’s Hall, la residencia de estudiantes en la universidad. Es insondable pensar en eso ahora, pero en ese momento el mundo no tenía idea de quién era ella.

Pero William pronto lo hizo. A menudo se la encontraba en los pasillos o de camino a clase; al igual que él, Kate también estaba estudiando historia del arte. Una amistad se construyó lentamente durante ese semestre: desayunaban juntos con amigos en el comedor, uniéndose por lo mucho que amaban esquiar. Si William tenía que faltar a una clase, Kate le compartiría sus notas. “Cuando conocí a Kate, supe que había algo muy especial en ella”, recordó William años después. “Sabía que posiblemente había algo que quería explorar allí”. Pero el romance no estaba en las cartas inmediatas para los dos.

Sin embargo, durante su segundo semestre, las chispas comenzaron a volar. El interés romántico entre la pareja comenzó cuando Kate fue invitada a participar en un desfile de beneficencia del colegio con un sexy atuendo de transparencias, momento en el cual William notó lo atractiva que era su amiga. Un año más tarde, William, Kate y otros dos amigos se mudaron a un departamento fuera del campus. Al principio, eran solo amigos. Sin embargo, William, un hombre acostumbrado a obtener la atención que quería, se encontró intentando -y fallando- impresionar a Kate. “Trataba de cocinar estas increíbles cenas elegantes“, dijo. “Pero lo que sucedería es que quemaría algo, algo se desbordaría, algo se incendiaría. Ella estaría sentada en el fondo tratando de ayudar y básicamente tomando el control de toda la situación”.

Durante los siguientes meses, el romance floreció entre los dos. Eventualmente, se sinceraron con sus compañeros de casa. “Creo que al principio estaban un poco sorprendidos de que hubiera sucedido”, admite William.

La situación de convivencia en grupo les dio una cobertura temporal. Pero las universidades son pequeñas y los chismes se propagan rápidamente. Pronto, básicamente todos en St. Andrews sabían sobre su relación y los rumores llegaron a todo el mundo. Los reporteros se presentaron en la casa de la familia Middleton en Bucklebury, Inglaterra. “Nos divierte mucho la idea de ser suegros del príncipe William, pero no creo que eso vaya a suceder”, les dijo el padre de Kate, Michael Middleton.

Sin embargo, un año después, todo se abrió de golpe. En marzo de 2004, los paparazzi los captaron esquiando juntos en los Alpes suizos. El periódico The Sun lanzó la noticia en toda su portada del 1 de abril: “Finalmente… Wills tiene una chica”, decía el titular. “Prince y Kate tan unidos en Klosters”.

En junio de 2005, tanto William como Kate se graduaron de St. Andrews. El padre de Kate les tomó una fotografía juntos, envueltos en un fuerte abrazo. Se ven jóvenes, hermosos y felices.

Pero la universidad, para la pareja, fue una burbuja. La prensa británica había accedido a un apagón de la cobertura mientras William estaba en la universidad, lo que permitió a William y Kate salir (algo) en privado. Ahora estaba en el mundo real, donde estallaría esa burbuja.

Para los tabloides británicos, los antecedentes no aristocráticos de Kate eran carne de cañón. Llamaron a su familia “los Middleton de clase media”. Llamaron a Kate y a su hermana, Pippa, “las hermanas glicinas” (por lo rápido que podían escalar). La ética de trabajo de Kate también fue cuestionada; en ese momento, ella era compradora de la cadena de ropa Jigsaw. En 2006, cuando asistía a la graduación de William de la academia militar Sandhurst, la madre de Kate, Carole, fue duramente criticada al ser sorprendida mascando chicle.

Para 2007, William se había unido a la Caballería de la Casa en Windsor y tenía poco tiempo para visitar a Kate. Mientras tanto, las fotos de él de fiesta llegaron a los tabloides. Cuando llega la primavera, se separan oficialmente. “En ese momento no estaba muy contenta con eso, pero en realidad me hizo una persona más fuerte”, dice Middleton sobre la ruptura.

Sin embargo, como suelen hacer las parejas a largo plazo, encontraron el camino de regreso. En octubre de 2010, el príncipe William le propuso matrimonio a Kate Middleton con el anillo de su madre en las estribaciones del monte Kenia. Tres semanas después, anunciaron la noticia al mundo. “Estoy dispuesta a aprender rápido y trabajar duro”, dijo Middleton al reportero Tom Bradby durante su entrevista oficial de compromiso. William estuvo de acuerdo: “Ella lo hará muy bien”.

El 29 de abril del 2011, William y Kate se dieron el “sí” frente a casi dos mil invitados y millones de personas que siguieron una de las bodas más opulentas por televisión, con un costo aproximado de 25 millones de dólares.

Durante la majestuosa boda vimos a Kate con uno de los vestidos más hermosos y famosos de la historia, creado por su firma de moda favorita, Alexander McQueen, mientras que el príncipe William portó un elegante traje militar de gala en rojo. Se sabe que durante la ceremonia religiosa, el heredero al trono no paró de repetirle a su futura esposa lo hermosa que se veía.

Dos años después de su majestuosa boda real, William y Kate presentaron al mundo a su primer heredero, el príncipe George, el 22 de julio del 2013; 24 meses más adelante, la familia creció con la llegada de la princesa Charlotte el 2 de mayo del 2015 y posteriormente le dieron la bienvenida a su tercer hijo, el príncipe Louis, el 23 de abril del 2018. Hasta el momento, son una de las familias más amadas y admiradas, no sólo por los británicos, sino por el mundo entero.