Transparencia Internacional: Venezuela entre los países más corruptos del mundo

Un hombre sostiene un cartel que dice “No más injusticias. Hay hambre” durante una protesta de jubilados por su pensión en Caracas, Venezuela, el 1 de septiembre de 2018. REUTERS / Marco Bello / Foto de archivo

 

La lucha contra la corrupción en los países de Latinoamérica se ha estancado en los últimos tres años, según un informe de Transparencia Internacional publicado el martes.

Por VOA

El informe evalúa a 180 naciones del mundo por los niveles percibidos de corrupción en el sector público, según expertos y empresarios.

“Los países de América están totalmente estancados en la lucha contra la corrupción. Los líderes corruptos apuntan contra activistas y consolidan su poder, al tiempo que se atacan los derechos de la prensa, la libertad de expresión y la libertad de asociación”, dijo Delia Ferreira, presidenta de Transparencia Internacional, una organización sin ánimo de lucro con sede en Berlín enfocada en el combate contra la corrupción, en un comunicado de prensa.

Haití, Nicaragua y Venezuela fueron los países de Latinoamérica que peor puntuación obtuvieron.

El informe alza las alarmas sobre el “autoritarismo” en Nicaragua y El Salvador y la represión contra la prensa y la oposición política en Venezuela, asegurando que los derechos civiles y políticos son “fundamentales para que haya democracias sin corrupción”.

“Se necesitan acciones contundentes para revertir esta tendencia, proteger a la sociedad civil y defender los derechos humanos y la democracia”, agregó la presidenta de la organización.

Los países más corruptos de Latinoamérica

Venezuela, Nicaragua y Haití obtuvieron la puntuación más baja del continente en cuanto al índice de percepción de la corrupción, calculado según la opinión de expertos sobre la corrupción en el sector público.

Venezuela, sumido en una crisis humanitaria y política en los últimos años, es el país con peor puntuación en la región (14 sobre 100) y está entre las naciones con mayor corrupción percibida en el sector público del mundo, solo superada por Somalia, Siria y Sudán del Sur.

La corrupción en el país suramericano “ha causado graves violaciones a los derechos sociales”, aseguró el informe, que señala al sistema judicial venezolano como un “instrumento de represión contra la disidencia y las voces críticas”.

“En los últimos años han aumentado los presos políticos, las detenciones arbitrarias y las restricciones a las libertades fundamentales”, señaló el informe.

Organismos internacionales han señalado la falta de independencia del poder judicial en Venezuela. La misión independiente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU calificó en septiembre del año pasado al poder judicial de “carente de independencia” y afirmó que la justiciar en Venezuela ha servido para sancionar la violación de los derechos humanos y la represión estatal.

Nicaragua, donde el presidente Daniel Ortega inauguró la semana pasada su cuarto mandato consecutivo en unas elecciones cuestionadas por la comunidad internacional, se colocó entre los 20 países de más corrupción percibida del mundo.

Transparencia Internacional calificó al gobierno de Ortega como “la tercera dictadura de la región”, asegurando que “no cuenta con la transparencia y el contrapeso al poder ejecutivo necesarios para combatir la corrupción”.

Los comicios que llevaron a la prolongación del presidente sandinista y su esposa, Rosario Murillo, en el poder fueron rechazados por varios gobiernos en América y Europa. El informe señala las elecciones como “ilegítimas” y las “violaciones sistemáticas a los derechos humanos y una absoluta concentración de poder en la figura de Daniel Ortega y Rosario Murillo”.

Centroamérica en su “punto más bajo”

El informe también señala un retroceso significativo en Guatemala y El Salvador en la lucha contra la corrupción y la democracia, colocando a Centroamérica en su “punto más bajo” en la última década.

El caso más grave es el de El Salvador, que según Transparencia Internacional “podría consolidarse como dictadura” si se continúa “socavando la democracia, persiguiendo voces críticas y restringiendo los derechos”.

El gobierno del presidente Nayib Bukele ha sido señalado por parte de la comunidad internacional y organizaciones en defensa de los derechos humanos y civiles por minar la independencia judicial y atacar y espiar a la prensa independiente, activistas y opositores politicos. El informe de Transparencia Internacional señala a su vez que El Salvador “muestra un derecho al acceso a la información cada vez más restringido y altos niveles de opacidad en el uso de fondos públicos”.

La organización pone a Bukele como un ejemplo de un líder “populista” de la región que usó la lucha contra la corrupción como “bandera de campaña para atraer a un electorado decepcionado con la política tradicional” y luego romper sus promesas al no presentar avances en ese frente pero sí “medidas antidemocráticas, violatoria de derechos y regresivas”.

Sobre Guatemala, Transparencia Internacional señala que el país ha bajado ocho puntos en la última década en su índice, asegurando que “los éxitos en la lucha contra la corrupción e impunidad que logró la Comisión Internacional contra la Corrupción en Guatemala (CICIG) se desvanecieron”.

La fiscal general de Guatemala, Consuelo Porras, ha sido señalada por haber obstruido investigaciones sobre actos de corrupción de alto impacto e incluso fue sancionada por el gobierno estadounidense en septiembre del año pasado. Lo mismo sucedió con 10 magistrados de la Corte Suprema acusados de amañar la elección de las cortes.

“El Estado, particularmente el sistema de justicia, ha sido cooptado por elites económicas y políticas, ciertos sectores del empresariado y el crimen organizado”, sentenció la organización.