Te explicamos con DETALLES los impactos sobre la salud al no tener sexo frecuentemente

 

 

 

Más allá del placer y el costado lúdico -que sí, son muy importante-, tener sexo y/o masturbarnos tienen un impacto positivo en nuestra salud y bienestar. Desde la liberación de “las hormonas de la felicidad” hasta distintos beneficios físicos (como ayudar con los dolores menstruales), son muchas las razones de por qué los especialistas recomiendan no descuidar este aspecto en nuestras vidas. Así lo reseñó La Nación.

Pero ¿Qué sucede con nuestro cuerpo cuando no tenemos sexo? O, en particular, ¿Qué es lo que pasa con nuestra vagina?

Así como todo nuestro cuerpo, nuestra vagina también cambia a medida que envejecemos. Mientras que cuando somos jóvenes los niveles de estrógeno son altos, esta situación cambia por completo en la etapa de perimenopausia o menopausia. Siguiendo la explicación del Dr. Mehmet Oz del TriStar StoneCrest Medical Center: “[Con la edad] las paredes se vuelvan menos resistentes y más susceptibles al trauma. Es más probable que se produzcan inflamación o lágrimas, lo que puede causar dolor durante las relaciones sexuales”. Cambios que pueden empeorar al dejar de tener relaciones sexuales. ¿Una solución? Empezar a probar distintos geles íntimos. Eso sí, nunca dejes de hacer tu consulta con tu ginecólogo.

Otro de los cambios que llegan con la edad es que la vagina sufre de sequedad y menor flexibilidad ¿Y en qué impacta no tener sexo? Según Lisa Jambusaria “Si no mantenemos la vagina abierta durante las relaciones sexuales, también puede comenzar a estrecharse y acortarse”. En este punto la doctora norteamericana recomienda, mediante consulta con tu médico de confianza, la terapia de reemplazo de estrógeno vaginal para aumentar la elasticidad en la vagina y que el sexo sea una experiencia más placentera.

Clic AQUÍ para seguir leyendo.