Fordisi: Docentes venezolanos, sin salarios y sin poder adquirir equipos de bioseguridad

Maestros protestan por mejores condiciones laborales en Valencia. Foto: Kevin Arteaga González

 

 

 

 

La medida de contagios a causa del COVID-19 se ha venido elevando cada día en nuestro país registrándose el mayor número de casos (2.090), y de incidencias en un 34% desde el primer contagio en 2020, y ahora mucho más debido a la circulación de la nueva variante “Omicron”, lo que supone la cifra más alta desde el inicio de la pandemia al superar la registrada el 04 de abril de 2021. Los centros educativos no escapan de esta realidad, el
regreso a clases transcurrió en octubre del año pasado tras una suspensión de 19 meses, luego de un receso debido a las celebridades decembrinas, pero con el regreso de la presencialidad las instituciones decidieron dividir y turnar los grupos de trabajo para atender 40 estudiantes entre 20 a 25 por clases.

A juicio de Gricelda Sánchez, Presidente de la Formación de la Dirigencia Sindical (FORDISI), la realidad del maestro es que cada día se deteriora más. “Nuestros docentes no cuentan con un salario digno ni con las posibilidades para comprar equipos de bioseguridad como alcohol, tapabocas y gel antibacterial y peor aún es que no tienen como alimentarse. Lo que se vive hoy en Venezuela es la consecuencia de un gobierno irresponsable que no ha generado una política que le permita al maestro regresar a las aulas, no han dotado a las escuelas de materiales para la seguridad y no se ha resuelto el problema del contrato de los trabajadores”, Indicó.

Por otra parte, la también Secretaria de Contratación Colectiva y Reclamos del Sindicato Venezolano de Maestros (SINVEMA), puntualizó que es necesario terminar con esa “política de mendigos” que vienen padeciendo los maestros desde hace más de quince años, y manifestó su preocupación por los altos índices de contagios en los diferentes centros educativos tanto públicos como privados en donde 6 de cada 8 profesores han dado positivo al virus. “Nos han llegado reportes de los mismos educadores que las actividades han sido suspendidas en los siguientes centros de formación: Distrital Bermúdez en La Vega, Madre Auxiliadora en Los Teques, Rómulo Gallegos en Petare, Miguel Otero Silva, Félix Sánchez, Preescolar Andueza Palacio y Santa Ana las cuatro instituciones ubicadas en Antímano, El Colegio Adventista en El Paraíso, el Colegio La Concepción en Montalbán, entre otros…”, Reveló.

Así mismo, Sánchez pidió justicia para los profesionales de la educación que han sido privados de libertad por solo exigir sus derechos como lo son los casos de los profesores: Robert Franco y Javier Tarazona. “Nuestros compañeros han dedicado su vida a la enseñanza a luchar por las reivindicaciones salariales de sus colegas, al gobierno de Maduro no le basta con condenarnos a los salarios de hambre sino también mete preso a los líderes sindicales, los persigue y los hostiga. En caso de Robert Franco, desde el 13 de octubre de 2021 se le dió inicio al juicio pero hasta la fecha ha tenido 13 audiencias de las cuales 8 han sido diferidas por la ausencia de los funcionarios policiales, el llamado es al Fiscal de la República, a los entes jurídicos y judiciales a revisar el expediente número 026-20 porque no existe ninguna prueba que pueda incriminar a nuestro compañero de lucha”, Declaró.

Finalizó puntualizando que el problema de Venezuela no es la pandemia sino la destrucción del sistema económico que no permite que los trabajadores puedan tener un salario digno, vivir como se merecen y acceder a una calidad de vida. “Ya esto no es tema de las sanciones porque en otros organismos han cancelado bonificaciones a sus trabajadores de hasta 200 y 300 dólares como lo es el caso del CNE, La Asamblea Nacional y otras instituciones, mientras que los maestros tienen un 100% de desasistencia en todos los sentidos, lo que ocurre hoy con el sector es un crimen, concluyó.

Nota de Prensa