La píldora de Merck contra el Covid-19 mostró efectividad contra la variante ómicron

La píldora contra el COVID-19 de las compañías biofarmacéuticas Merck & Co. y Ridgeback Biotherapeutics, de Estados Unidos, mostró que actúa contra la variante Ómicron del SARS-CoV-2 (MSD)

 

 

 

 

 

 

Así lo indicaron seis estudios de laboratorio independientes realizados con el antiviral molnupiravir en EE.UU. y en cinco países europeos.

Por infobae.com

La píldora contra el COVID-19 de las compañías biofarmacéuticas Merck & Co. y Ridgeback Biotherapeutics, de Estados Unidos, conocidas como MSD en América Latina, mostró que actúa contra la variante Ómicron del SARS-CoV-2 en seis estudios de laboratorio.

Esto aumenta la confianza en la capacidad de la nueva terapia para combatir la mutación dominante en casi todo el mundo, que es altamente contagiosa.

Estudios independientes realizados en EE.UU. y cinco países europeos estudiaron el impacto del molnupiravir de MSD y otros antivirales contra las variantes de interés, incluida Ómicron, dijeron este viernes la compañía Merck y su socio RidgebackBiotherapeutics LP en un comunicado.

El fármaco fue autorizado por los organismos reguladores de EE.UU. y el Reino Unido para tratar a los pacientes de COVID-19 con alto riesgo de enfermedad grave, después de que demostrara una eficacia del 30% en la prevención de la muerte o la hospitalización.

Dado que funciona mediante la inducción de errores genéticos, las directrices estadounidenses recomiendan que se utilice sólo cuando otros tratamientos ambulatorios, incluido el Paxlovid de Pfizer Inc. (PFE), no estén disponibles (EFE/ Carlos Ortega)Dado que funciona mediante la inducción de errores genéticos, las directrices estadounidenses recomiendan que se utilice sólo cuando otros tratamientos ambulatorios, incluido el Paxlovid de Pfizer Inc. (PFE), no estén disponibles (EFE/ Carlos Ortega)

 

 

 

 

Dado que funciona mediante la inducción de errores genéticos, las directrices estadounidenses recomiendan que se utilice sólo cuando otros tratamientos ambulatorios, incluido el Paxlovid de Pfizer Inc. (PFE), no estén disponibles.

Los hallazgos “proporcionan una confianza adicional en el potencial de molnupiravir como una importante opción de tratamiento para ciertos adultos con COVID-19 de leve a moderada que están en alto riesgo de continuar hacia una enfermedad grave”, dijo Dean Li, presidente de Merck Research Laboratories, en el comunicado.

El regulador de la Unión Europea todavía está revisando el medicamento.

El molnupiravir es el nombre químico de un medicamento desarrollado originalmente para tratar la gripe que se administra por vía oral en una cápsula. Inhibe la replicación del SARS-CoV-2, el coronavirus que causa el COVID-19, mediante un mecanismo conocido como “mutagénesis letal”. En términos sencillos, hace que la maquinaria que reproduce el material genético del virus cometa errores, haciendo que las copias sean defectuosas. El fármaco fue descubierto en la Universidad Emory de Atlanta y está siendo desarrollado por Merck, con sede en Kenilworth (Nueva Jersey), y Ridgeback Biotherapeutics, con sede en Miami.

El análisis provisional de los datos de un ensayo aleatorio reveló que reduce el riesgo de hospitalización en aproximadamente un 50%, según informó el laboratorio en un comunicado del 1 de octubre. De 385 pacientes que recibieron el fármaco, 28 (7,3%) fueron hospitalizados, frente a 53 de 377 (14,1%) que recibieron un placebo. Hasta el día 29, no se registraron muertes en los pacientes que recibieron molnupiravir, pero ocho murieron en el brazo del placebo.

La principal ventaja del molnupiravir es que se toma en forma de píldora, lo que permite a los pacientes ser tratados en casa (EFE/ JUSTIN LANE) La principal ventaja del molnupiravir es que se toma en forma de píldora, lo que permite a los pacientes ser tratados en casa (EFE/ JUSTIN LANE)

 

 

 

Una de las diferencias que tiene con otros medicamentos es que, por ejemplo el remdesivir antiviral de Gilead, así como los anticuerpos monoclonales, se administran mediante una infusión intravenosa. Esto suele hacerse en un hospital o una clínica, donde las personas infectadas corren el riesgo de transmitir el virus al personal médico y a otros pacientes. La principal ventaja del molnupiravir es que se toma en forma de píldora, lo que permite a los pacientes ser tratados en casa. También es probable que sea más barato: Un tratamiento de cinco días de molnupiravir costará unos 700 dólares por paciente, un tercio del coste de un tratamiento con anticuerpos monoclonales, según el New York Times.

En tanto, tiene similitudes con el antiviral Paxlovid, de Pfizer, que también es un tratamiento en píldoras para enfermos que pueden desarrollar un cuadro grave de COVID-19.

Los adultos con COVID-19 de leve a moderado tomaron Molnupiravir por vía oral cada 12 horas durante cinco días. Todavía se están realizando estudios para determinar el régimen más eficaz. Un estudio realizado en 2021 demostró que el molnupiravir tenía poco efecto cuando se administraba a pacientes ya hospitalizados con la enfermedad grave. Un estudio está probando si puede utilizarse para prevenir la propagación del SARS-CoV-2 en hogares en los que uno o más miembros tienen COVID-19.