La caída de los Chávez en Barinas: un imperio que se derrumbó a punta de mentiras

Los Chávez gobernaron Barinas durante 22 años, tiempo en el que amasaron una inmensa fortuna

 

 

 

El 9 de enero de 2022, en Barinas ocurrió lo que muchos anhelaban, pero pocos creían que podía suceder: la Gobernación no estará en los próximos cuatro años en manos del chavismo que perdió su reinado de 22 años, el cual se construyó bajo el amparo del fallecido Hugo Rafael Chávez Frías cuando ocupó la presidencia de la República de Venezuela.

Corresponsalía La Patilla

Durante dos décadas los Chávez fueron invencibles. Primero llegó a la Gobernación de Barinas Hugo de los Reyes Chávez, el progenitor del clan político que pasó de ser muy popular a ser considerados un grupo de villanos que todo el mundo quiere verlos pagar por la forma tan bestial de convertirse en millonarios, en medio de un pueblo llanero que padece hambre y miseria.

Posteriormente, Adán Chávez tomó el gobierno en Barinas. Fue reelegido para luego dejar las maniobras que favorecían a la familia Chávez en manos de su hermano Argenis, a quien le tocó cargar con el peso de la derrota electoral, el 21 de noviembre de 2021. Sin embargo, la culpa no es solamente del último Chávez en el poder, fue una consecuencia de las gestiones anteriores que a punta de mentiras, populismo y prepotencia fueron desgastando al pueblo que los esperó en la bajadita y los castigó con el voto.

“Nunca tuvieron liderazgo”

El político, historiador, vicepresidente de la Asamblea Nacional en tiempos de Hugo Rafael Chávez Frías, más recientemente rector del Consejo Nacional Electoral (CNE) y actual dirigente del movimiento Unión y Progreso, Rafael Simón Jiménez, considera que la derrota sufrida en los dos últimos procesos de votación realizados en Barinas (21 de noviembre 2021 y 9 de enero 2022), tiene una razón de ser: la familia del presidente Chávez “nunca tuvo liderazgo en este estado”.

“La hegemonía de los Chávez llegó a su fin en Barinas”, son las palabras textuales del experimentado político barinés que recorrió la mayor parte de su carrera con el Movimiento Al Socialismo (MAS), con quienes celebró el 51 aniversario de su fundación el pasado 19 de enero. Cree que la caída de la familia Chávez llega porque en los últimos 22 años no construyeron bases sólidas, y que “la gran lección que nos deja el proceso electoral del 9 de enero es que a un pueblo no se le puede someter y burlar por siempre”.

Perdieron todo el poder

El puente inconcluso sobre el río Anaro en el Municipio Pedraza

 

 

 

Dimas Medina, periodista zuliano que comenzó a ejercer su profesión en Barinas mucho antes de la aparición del clan Chávez, cree que esta familia ha sufrido un efecto dominó, tomando en cuenta la derrota sufrida el pasado 21 de noviembre frente a quien fue el candidato opositor, Freddy Superlano. Este triunfo de la oposición, no reconocido por el chavismo, Sergio Garrido lo capitalizó de forma abrumadora en una segunda elección. Él ahora es el gobernador.

El periodista analizó que el chavismo representado por la familia del expresidente Hugo Chávez Frias, llegó a las elecciones regionales fracturado, “con un ala rota”, del proceso interno del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), celebrado el 8 de agosto de 2021, donde se enfrentaron Argenis Chávez y su sobrino Hugo Rafael Chávez Terán, hijo de Narciso Chávez. Este entabló una pelea contra su hermano Argenis, candidato a la reelección como gobernador que acaparó las expectativas de la opinión pública. Medina recuerda que en este proceso no solo perdió las primarias “Huguito”, también perdió su papá que buscaba reelegirse como alcalde del municipio Bolívar y fue derrotado por la pesuvista Mayra Jaramillo.

Estas dos caídas del reinado de la familia Chávez, desde su proceso interno en 2021, y sumando una más con Argenis Chávez el 21 de noviembre, es consecuencia del desgaste del primer gobierno de Adán Chávez, que se acentuó en el segundo periodo, “que por cierto no pudo culminar”, lo que Dimas Medina considera un grave traspié en el poder del clan político del que ya no se habla en Barinas.

Medina hizo énfasis en que el hoyo de la familia Chávez lo cavó Adán Chávez con su mal gobierno en Barinas, y que las derrotas del clan no son nuevas, porque ya en el año 2015, durante el proceso de elecciones parlamentarias, Argenis Chávez sufrió una “aplastante” derrota contra Freddy Superlano, quien resultó diputado por el eje llanero. La oposición de entonces en esta entidad ganó cinco curules en la Asamblea Nacional.

Para 2017, la familia Chávez toma un segundo aire en las elecciones regionales, con la victoria de Argenis Chávez en la Gobernación de Barinas, producto de la desmotivación del voto que venía logrando el régimen al elegir a la ilegal Asamblea Nacional Constituyente y no permitir que se concretara el referendo revocatorio. Cuatro años después ocurrió el efecto “boomerang”, y los Chávez creyeron que se mantendrían en el poder valiéndose de sus artimañas, pero terminaron recibiendo el amargo sabor del voto castigo.

Promesas y deudas de los Chávez

El Hospital Oncológico de Barinas hubiera podido atender pacientes de los Llanos y los Andes

 

 

 

 

Hace 10 años aproximadamente, Barinas debió tener en funcionamiento un hospital oncológico, cuyo objetivo era atender a pacientes de la zona llanera y andina, y así evitar a los enfermos viajar hacia el centro del país para recibir tratamiento para el cáncer. Pero esta obra moderna, ubicada en la Intercomunal de Barinitas, sector Tierra Blanca, quedó como un monstruo que se tragó las esperanzas de familias completas que han visto fallecer a sus miembros sin poder ver culminado este proyecto.

No solamente hay deudas con lo que se ve. En Ciudad de Nutrias (Municipio Sosa) y Barrancas (Municipio Cruz Paredes), es imposible identificar con facilidad la primera piedra para la construcción de la planta de etanol y el aeropuerto internacional, debido a que el monte la arropó. El proyecto incluyó a campesinos que cambiaron sus rubros agropecuarios para dedicarse exclusivamente a la siembra de caña. Lamentablemente, los productores agrícolas quebraron y nadie respondió por ellos.

Entre otras obras que se erigieron con pura retórica populista, está el puente sobre el río Anaro (Municipio Pedraza), donde quedaron solo los pilotes en medio del agua. De las inversiones industriales que tuvieron “debut y despedida” en el régimen de los Chávez está la refinería Santa Inés y la ensambladora de tractores en convenio con Bielorrusia, amén de las que se encuentran a medio andar como Termobarrancas y el Central Agroindustrial Azucarero Ezequiel Zamora (Caaez).

Los rimbombantes anuncios de inversiones para desarrollar a los sectores productivos de la entidad llanera y construir obras que mejorarían la calidad de vida de los barineses, quedaron en promesas incumplidas. Barinas, cuna de quien lideró la llamada “revolución bolivariana”, es hoy una tierra arrasada por la avaricia, la ambición y la corrupción de una familia que se afanó por construir su propia fortuna.