AKB Fintech: la billetera digital que estafó a decenas de venezolanos

Guillermo Scarpantonio

 

 

La iniciativa de varios periodistas venezolanos a través de Twitter dejó en evidencia una situación que están viviendo desde hace meses. En menos de 24 horas la etiqueta de #AKBDameMiDinero se posicionó en la red social.





Por Corresponsalía lapatilla.com

Twitter se llenó no solo del reclamo de los periodistas, sino también de personas particulares las cuales tienen dinero en AKB Fintech, una billetera virtual creada por venezolanos en Estados Unidos.

¿Pero qué es AKB Fintech? Es una billetera virtual, la cual fue diseñada para personas que no tienen cuentas en Zelle y puedan recibir dinero a través de esta plataforma. En redes AKB Fintech se define como “tu plataforma digital para enviar, recibir y guardar dinero en dólares desde cualquier parte del mundo”.

Su gerente es Guillermo Scarpantonio, un inmigrante venezolano que desde hace varios años vive en Estados Unidos. Y en varias entrevistas afirmaba que la plataforma era una vía segura para los venezolanos.

Venezolanos que hoy en día lo han señalado de estafador. La periodista Pableysa Ostos, denunció que “ya tenía seis meses usando la plataforma. AKB cuando vas a abrir la cuenta no pedía mayores trámites”.

 

Captura de Twitter

 

“Nos registramos porque teníamos empleadores que la usaban para pagar nuestros honorarios profesionales. Estaba funcionando ‘bien’. Tú recibes el dinero un lunes y ese mismo día lo movías a una cuenta Zelle, y caía un viernes, por ejemplo, ese es el trámite que yo acostumbraba a hacer en AKB”, relató Ostos.

Empezó la pesadilla

En octubre del 2021 todo cambió. Alegando que eran políticas de la empresa AKB Fintench empezó a pedirles a sus clientes: declaraciones juradas en las cuales justificaran de dónde venía el dinero y en qué lo gastaban.

A eso debían sumarle la cantidad que mensualmente tenían que pagar y por último debían llenar el formato W8, el cual es establecido en Estado Unidos, como un “certificado de intermediario extranjero, entidad extranjera de flujo directo o ciertas sucursales estadounidenses para la retención y declaración de impuestos de los Estados Unidos”.

 

Captura de pantalla de un correo enviado por uno de los usuarios

 

El propósito del formulario es certificar que una persona o empresa recibió pagos retenibles en nombre de un extranjero o como una entidad de transferencia.

“Ese dinero es algo que uno se ganó. Es el sacrificio de uno, de su trabajo. Nuestra molestia es que ellos nos cobran también una comisión por cada transacción. Cuando pasas de AKB a un Zelle te cobran 5 dólares. No es gratis estar en la aplicación. Tú pagas el servicio”, sumó Ostos.

Sin respuestas

Aunque la campaña que inició este viernes 4 de febrero y se extendió durante el sábado 5 de febrero, AKB Fintench no ha emitido ningún comunicado sobre las denuncias que han realizado los afectados. Por el contrario, han bloqueado en Twitter a los usuarios que los han denunciado.

Mientras el gerente de la plataforma, Guillermo Scarpantonio, también hizo lo mismo.

 

Captura de Twitter

 

La periodista Andreína Ramos, señaló que “la madre del colega José Rojas, es paciente oncológica y él reunió su dinero pagado por AKB para costear el tratamiento de su madre. La empresa no responde y de paso nos bloquea”, ambos son víctimas de la empresa.

Mariana Martínez otra usuaria de AKB relató, “desde el 15 de diciembre del 2021 esperando una transferencia en dólares de mi billetera a bolívares. Mes y medio después dicen que tienen problemas para hacer la conversión y que no es posible la transferencia. Hacer transferencias a bancos americanos es otro calvario. Simplemente fraude”.

Cansados

Por su parte, Lorena Bornacelly, también periodista describió lo que está pasando: “fui a hacerme una placa y a buscar tratamiento. Mis papás me pagaron todo y yo solo aguantaba las ganas de llorar de agradecimiento, porque el dinero que tengo, está retenido desde hace meses por AKB Fintech”.

 

 

“Mis jefes usaron esa plataforma porque era seria y de confianza. Somos muchas las personas esperando dinero, sin respuesta. Les he suplicado, literalmente, por mi dinero. Les he explicado que tengo una hija, que vivo alquilada, que tengo gastos y nada”, comentó la joven.

Por último Bornacelly destacó lo mismo que los otros afectados, “me han pedido declaraciones juradas de dónde vienen mis fondos, en qué los gasto, una planilla de impuestos, he cumplido con todo, a pesar que tienen mis datos y documentos. He sido paciente pese a que muchas veces no duermo pensando en si me robaron mi dinero. Pero estar en esta situación con COVID-19 y pensar que el dinero de mi trabajo de meses está retenido, es desesperante. Y no da respuestas ni soluciones”.