Enchufados: En Canaima es la vaina

Cortesía

 

Potenciar el turismo en Venezuela, pero ¿a qué costo?

“El que venga para acá debe de tener platica”, aseguró Osmel Sousa en su reciente y polémica visita al Campamento Canaima. En pleno corazón de la Gran Sabana emergió este hotel que presume un sinfín de privilegios que amenazan con ocasionar un daño ecológico en la región, a pesar de que insistan en lo contrario. Este ostentoso resort de 43 habitaciones, está ubicado en el sector occidental de la laguna de Canaima, en el estado Bolívar.

Y no es extraño para un venezolano sentirse un extranjero dentro de su propio país. Se percibe en Caracas donde ciertos sectores de la capital están marcados por una economía muy distorsionada, que muestra una realidad completamente diferente a la que enfrentan la mayoría en esta nación. Muchos prefieren hacer turismo lejos de nuestras fronteras a razón de tener costos más accesibles. Pero, ¿por qué Campamento Canaima está en boca de todos?

Por lapatilla.com

Una turbia celebración entre altas esferas de la sociedad venezolana en la cima de un tepuy levantó una ola de críticas y reclamos por la afrenta hacia la virginidad del Parque Nacional. Detrás de esta fiesta en la jungla resuena un nombre por encima del resto: Rafael Oliveros.

Campamento
Foto: Cortesía

 

Oliveros, es una joya del régimen de Nicolás Maduro que ha venido usando desde hace poco más de cinco años cuando fue designado como representante del sector turismo, en un afán por “reactivar la producción” del país. Sin embargo, ha ido orquestando un imperio de castilletes de lujo, aptos solo para pudientes, y Campamento Canaima es uno de ellos.

Canaima
Foto: Cortesía

 

Canaima
Foto: Cortesía

 

Sabiendo aprovechar sus estrechas influencias con el chavismo, en marzo del año pasado, suscribió un acuerdo con la cadena hotelera estatal Venetur, para ofrecer paquetes vacacionales a través de la agencia ConViajes, asociada a su vez con la aerolínea Conviasa. Y cómo no sería de otra forma, si Campamento Canaima está ubicado a solo cinco minutos de la pista aérea de aterrizaje.

Foto: Cortesía

 

No obstante, gira en torno al hotel una mayor cantidad de interrogantes que no hacen más que levantar la polvareda que ya había ocasionado la excesiva fiesta en días recientes.

Foto: Cortesía

 

Los tepuyes son uno de los monumentos naturales más preciados de la Amazonía venezolana, esa que desde hace años es amenazada por la continua actividad minera que ha destruido todo a su paso al propiciar severas consecuencias con la destrucción del ecosistema. La abrupta minería es la culpable de la contaminación en los ríos, la fauna, e incluso para la población indígena que ve su salud afectada por la inmensa cantidad de mercurio acumulado en sus cuerpos.

Canaima
Foto: Cortesía

 

La celebración en la zona selvática va más allá de un escándalo de las grandes élites asociadas al régimen. Es “un abuso contra el patrimonio ecológico del país”, tal y como señaló la ONG SOS Orinoco. Aunque muchos enchufados y pseudo influencers parecen ignorar estos daños cegados por el poder y la avaricia.

Diversas personalidades reconocidas quedaron expuestas ante la opinión pública al promocionar el controversial campamento. Además de Osmel Sousa y Titina Penzini, se suman a la lista Valentina Quintero y Ninoska Vásquez.

Para nadie es un secreto que la crisis ambiental en Venezuela es descomunal y la ruina es incompensable. ¿Cuánto más se seguirá permitiendo y hasta dónde llegarán los estragos del chavismo?