“Fiesta en el Tepuy puede producir un impacto ecológico delicado”

Fernando Jauregui

 

El especialista en ecología y ambiente Fernando Jaúregui apuntó que lo sucedido con la fiesta de cumpleaños del dueño del Campamento Canaima, Rafael Oliveros, en la cima del Tepuy Kusari en el Parque Nacional Canaima, «puede producir un impacto ecológico delicado».

Por Francismar Loyo / radiofeyalegrianoticias.com

Jauregui  resaltó a través de Radio Fe y Alegría Noticias que el Tepuy es una de las zona más delicadas y únicas en biodiversidad del planeta, ya que en ese sitio viven especies que solo existen y viven en ese espacio.

Asimismo, explicó que los tepuyes funcionan como islas que han estado aisladas durante años, teniendo cada uno de ellos su propia fauna y flora irrepetible en el planeta.

El especialista expresó que además de lo ambiental, consideró la celebración como muy ostentosa donde se dio a conocer un derroche de recursos, cuando el país se encuentra con graves problemas económicos, sociales y políticos.

Por otro lado, destacó que desconoce si el dueño solicitó un permiso a a los organismos correspondientes para poder realizar la celebración en el lugar.

“Lo lógico es que el ministerio para el ambiente tome cartas en el asunto con multas o una disculpa pública ya que es un bien no solo del país, sino también del planeta”, manifestó Jaúregui.

Con esto también resaltó que el principal problema que existe es que las autoridades competentes no están trabajando para proteger estos espacios naturales, poniendo como ejemplo la situación en la que se encuentra el arco minero del Orinoco.

Un turismo sustentable

De igual forma, el ecologista diferenció este hecho con lo que tiene que ver con el turismo sustentable.

“Es diferente una fiesta ostentosa a lo que tiene que ver con el turismo sustentable, ya que este está basado en medidas de cuidado al ambiente”, dijo.

Asimismo, detalló que el turismo puede llegar a ser un impulso para la mejora de la economía en el país, y así se podría dejar de explotar la minería en el país, que tanto daño hace al ambiente.

También destacó que la importancia del cuidado de este espacio radica en lo negativo que puede repercutir en la vida de las personas.

Jauregui explicó que por el cambio climático, cada año mueren más de 10 millones de personas  por enfermedades respiratorias relacionadas directamente con la contaminación de carbono, que es justamente la sustancia tóxica que limpian los bosques y selvas, de acuerdo a las Naciones Unidas.

El ambientalista expresó que los seres humanos deben dejar de ver al ambiente como algo apartado, sino como lo que es, como una parte fundamental y primordial de sus vidas.