Denuncian colapso de aguas negras en la emergencia pediátrica del hospital de Maturín desde hace un mes

 

Quienes laboran en el servicio de emergencia pediátrica del hospital universitario Dr. Manuel Núñez Tovar, así como los familiares de los niños recluidos, denuncian las condiciones insalubres debido al colapso del sistema de aguas servidas desde hace un mes.

Por: Corresponsalía La Patilla

El desborde de aguas negras ocasionó que los baños de enfermería, de los médicos y de los pacientes, hayan sido clausurados temporalmente. El cuarto de enfermería y una de las salas de hospitalización se encuentran inhabitables, debido a la cantidad de agua desbordada y los malos olores.

Una auxiliar que prefirió no identificarse por temor a represalias, contó que motivado al problema de las cloacas, no pueden dejar pacientes en traje, por lo que solo atienden estrictas emergencias. Mientras tanto, los casos menos graves son referidos a otros centros de salud como los CDI o al ambulatorio José María Vargas de Los Guaritos.

La coordinación de enfermería también se encuentra afectada por los olores putrefactos y ante el cierre de los baños, las enfermeras deben ir a otros servicios. Se pudo conocer por parte del personal que labora en el hospital que el día de ayer, la directiva del nosocomio inspeccionó las áreas inundadas y supuestamente quedaron en dar soluciones este lunes.

Por su parte, Arelis Benavides quien se encuentra con su nieto en el referido servicio, narró que el día jueves fue operado. Sin embargo, no lo han dado de alta por una fiebre que le produjo, presumiblemente, los malos olores. Denunció la gran proliferación de moscas y plagas por las condiciones insanas del lugar.

Aprovechó para manifestar la falta de suministros y medicamentos en el recinto hospitalario, ya que le tocó comprar todo lo que su nieto requirió para la operación. “Aquí no hay nada, todo lo tiene que comprar uno, los insumos, medicinas, las planillas y hasta las hojas para hacer el récipe”.