Dos años después del comienzo de la pandemia, una isla paradisíaca reportó su primer caso de coronavirus

La famosa playa Muri, uno de los paisajes icónicos de las islas Cook, en el Pacífico Sur

 

Las Islas Cook, una pequeña nación del Pacífico Sur que hasta ahora no ha experimentado COVID-19 en su comunidad, se está preparando para sus primeros casos de transmisión comunitaria después de que un viajero contagiado visitara el país, dijo el domingo el primer ministro Mark Brown.

Por infobae.com

El viajero de Nueva Zelanda pasó ocho días en la comunidad y dio positivo por Ómicron al regresar a casa la semana pasada, dijo Brown en un video publicado en la página de Facebook del gobierno.

“Es probable que la persona fuera infecciosa mientras estuvo aquí y es más probable que el virus esté en nuestra comunidad”, dijo.

La persona se hizo la prueba el domingo después de enterarse de que un miembro de la familia que era un contacto cercano había dado positivo en Nueva Zelanda el día anterior. El individuo estaba asintomático y estaba aislado y bajo observación el domingo en un alojamiento privado de vacaciones, dijo Brown.

El paradisiaco archipiélago era uno de los pocos países que aún estaban libres del coronavirus

 

La persona que dio positivo está vacunada, dijo el primer ministro, y dio negativo antes de abordar un vuelo desde Nueva Zelanda. Los funcionarios habían comenzado los esfuerzos de rastreo de contactos para seguir los movimientos de la persona desde que llegó a Rarotonga, la isla más grande del archipiélago, y determinar posibles contactos cercanos.

“Puede haber una ‘transmisión silenciosa’, donde nuestra alta tasa de vacunación es tan protectora que las personas contraen COVID pero tan levemente que no se dan cuenta de que lo tienen”, dijo el primer ministro.

Los datos oficiales muestran que el 99,6% de las aproximadamente 17.000 personas de la nación insular de 12 años o más están vacunadas con doble dosis, y el 70% de los elegibles han recibido sus vacunas de refuerzo.

Las Islas Cook reanudaron los viajes sin cuarentena con Nueva Zelanda hace un mes, luego de aislarse del mundo cuando la pandemia golpeó a principios de 2020.

En diciembre, el país reportó un caso de COVID-19 en un niño de diez años que guardaba cuarentena luego de llegar en un vuelo de repatriación, que no estuvo expuesta a la comunidad.

“El hecho de que tengamos un alto porcentaje de nuestra gente vacunada nos brindará una protección sustancial contra enfermedades graves”, dijo Brown.

“Entiendo que algunos de ustedes pueden sentirse asustados o ansiosos, pero tengan la seguridad de que todas las ramas de nuestro gobierno están trabajando juntas para enfrentar esta situación y protegernos a todos”, dijo Brown durante su sesión informativa del domingo. “Esperábamos este virus, nos hemos preparado para él y estamos listos para combatirlo”.

El archipiélago, que se aisló del mundo cuando estalló la pandemia, reanudó los viajes sin cuarentena desde Nueva Zelanda el 14 de enero.

Las islas de arena son una democracia parlamentaria autónoma, pero se coordinan con Nueva Zelanda en asuntos internacionales.

“Cada paso que hemos dado nos ha llevado al punto en el que permanecemos libres de COVID-19?, dijo Brown en un comunicado de noviembre. Dijo que el cierre ha tenido un costo mental y financiero y que “mantener nuestras fronteras cerradas indefinidamente ya no era una opción viable”, según el comunicado.