Lady Di: por qué el linaje Spencer es más “puro” que el de la Reina Isabel

 

Cuando en 1980 comenzó a correr el rumor de que el príncipe Carlos, por entonces el soltero más codiciado del mundo, había elegido a su futura esposa, y que esa mujer era Diana Spencer, los especialistas en realeza supieron que no era solo un rumor.

Por El Tiempo

Aunque la joven de 19 años a la que la prensa comenzó a perseguir sin descanso por ser la supuesta candidata hubiera cultivado siempre un perfil bajo, aunque manejara un auto modesto y viviera sin lujos en un departamento con amigas, Lady Diana pertenecía a una de las familias más antiguas y tradicionales del Reino Unido: los Spencer.

Si de linaje se trata, qué mejor para un futuro rey que desposar a una integrante de la Casa Spencer, fundada muchos siglos antes incluso que la Casa de Windsor.

Tal como reveló el biógrafo de Lady Di, Andrew Morton, fue su abuela, la baronesa Ruth Burke-Roche, que se había convertido en la principal dama de honor y la mejor amiga de la reina madre Isabel, quien junto a la abuela de Carlos llevó a la realización de este casamiento real.

A los ojos de la reina madre y a Isabel II, la candidata contaba con todos los requisitos, puesto que venía de una cuna muy aristocrática. Incluso los padres de Diana, el octavo conde Spencer y lady Frances Ruth Burke-Roche, se habían casado en una pomposa ceremonia que fue considerada uno de los acontecimientos sociales más importantes de la Londres de mediados del siglo XX, y que había contado con la presencia de la mismísima Isabel II, el príncipe Felipe de Edimburgo, la reina madre y la princesa Margarita.

El origen de la familia Spencer data del siglo XV, cuando Sir John Spencer fundó la casa de Althorp, que luego se convertiría en la residencia del vizconde de Althorp y más tarde, en la sede de todos los condes Spencer.

Para leer la nota completa, aquí