Líderes europeos discutirán los últimos acontecimientos en torno a la crisis con Rusia

 

 

 

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea celebran este jueves una reunión informal para discutir los últimos acontecimientos en torno a la crisis con Rusia, con el objetivo de intercambiar información tras los últimos esfuerzos diplomáticos y en el que no está previsto que se aprueben sanciones.
Según dijeron fuentes diplomáticas, se espera que el encuentro que comenzará a las 12.30 hora local dure aproximadamente una hora, ya que se celebra justo antes de la cumbre que la UE celebra hoy y mañana con la Unión Africana, a la que está previsto que asistan unos 40 líderes africanos, además de los 27 europeos.
Las mismas fuentes explicaron que el presidente francés, Emmanuel Macron, y el canciller alemán, Olaf Scholz, trasladarán al resto de jefes de Estado y de Gobierno los resultados de sus recientes reuniones con el presidente ruso, Vladímir Putin.

Además, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, les informará sobre los preparativos de las sanciones que Bruselas está ultimando en caso de que Rusia ataque a Ucrania, si bien no habrá “discusiones” entre los líderes sobre las medidas específicas, dijo a EFE el portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, Peter Stano.

“No queremos entrar en discusiones sobre sanciones, porque este tema puede ser divisivo”, aseguraron, por su parte, las fuentes diplomáticas, en relación al distinto impacto que las medidas restrictivas contra Rusia podrían tener en los países de la UE.
Las sanciones solo se aprobarían en caso de un ataque de Rusia a Ucrania, previa convocatoria de una nueva cumbre formal entre los jefes de Estado y de Gobierno, que tendrían que dar el visto bueno político.

La reunión de hoy coincide con el anuncio del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, asegurando que transmitirá hoy a EE.UU. su reacción a la respuesta estadounidense a las demandas de seguridad planteadas por Moscú.

En vistas a preparar la cita de hoy, Von der Leyen mantuvo la víspera un intenso intercambio telefónico con la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde; el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el primer ministro italiano, Mario Draghi.

Con Lagarde, según detalló Von der Layen en su cuenta en Twitter, mantuvo una conversación “detallada” sobre “posibles sanciones financieras y económicas en caso de una nueva agresión rusa contra Ucrania”.

“Estamos trabajando codo con codo para garantizar la eficacia del paquete de sanciones”, añadió.

Mientras, con el secretario general de la OTAN conversó sobre los “últimos desarrollos” en la crisis y decidieron continuar “estrechamente” su cooperación en “disuasión y preparación” de respuesta si Rusia ataca a Ucrania.

Stoltenbeg añadió que él y la jefa del Ejecutivo comunitario continuarán su “estrecha cooperación entre la OTAN y la UE” y se mantendrán “unidos en beneficio de todos nuestros ciudadanos”.

Los ministros de Defensa de la OTAN abordaron este miércoles la posibilidad de ajustar “a largo plazo” su posición en el este de Europa ante el desafío para la seguridad europea que ha demostrado Rusia con la mayor concentración militar en décadas, al margen de cómo se desarrolle la crisis ucraniana.

“No sabemos lo que pasará en Ucrania, pero la situación ya ha demostrado que nos enfrentamos a una crisis de la seguridad europea: Moscú ha dejado claro que está preparado para refutar los principios fundamentales que han apuntalado nuestra seguridad durante décadas””, indicó Stoltenberg en una rueda de prensa durante la primera jornada de la reunión de los ministros aliados en Bruselas.

Este jueves está previsto que los titulares de Defensa de la OTAN mantengan un debate con sus homólogos ucraniano y georgiano, así como con el alto representante para la Política Exterior y de Seguridad de la UE, Josep Borrell.

Además, el Consejo de Seguridad de la ONU, que preside Rusia, tiene previsto analizar hoy en Nueva York la implementación de los Acuerdos de Minsk sobre Ucrania, mientras continúa la tensión por las noticias contradictorias sobre un posible repliegue ruso, que Estados Unidos niega. EFE

EFE