Niño que vendía chocolates para mantener su familia fue atropellado por un sargento del Ejército (Detalles)

 

Aproximadamente a las 03:30 pm de este miércoles 16 de febrero, ingresó a la sala de emergencia del hospital Dr. Pablo Acosta Ortíz (Hpao) en San Ferrnando de Apure, un niño de tan solo 11 años ensangrentado en la cabeza y la boca, luego de que fue atropellado por un sargento mayor del Ejército, cuando el menor de edad se encontraba en las afueras del centro comercial Traki, ubicado en la avenida Intercomunal San Fernando-Biruaca.

Por María Eugenia Díaz La Patilla

Se conoció que el menor de edad se dedica a la venta de chocolates en las unidades de transporte público que cubren la ruta San Fernando-Biruaca.

La información se viralizó en las redes sociales y el equipo de La Patilla tuvo acceso a una minuta policial, donde se identifica al responsable de este incidente, quien lleva como nombre sargento mayor del Ejército (SM) Víctor Hugo Vásquez de 50 años.

El parte policial reseña que el militar cometió tal imprudencia cuando se desplazaba en un vehículo Festiva, color blanco e impactó de forma inesperada al pequeño, mientras este en encontraba en el centro comercial como todos los días para abordar los autobuses donde vende chocolates para ayudar a sostener a su familia.

Voluntarios trasladaron al niño desde el lugar del hecho hasta el centro de salud. Los trabajadores sanitarios avisaron de lo sucedido al padre de la víctima.

El pequeño durante su estadía en el Hpao se mostró miedoso y con lágrimas en los ojos, mientras recibía atención médica y llamaba desesperadamente a su papá. Una vez que los enfermeros y médicos de guardia lograron calmarlo, se pudo conocer la ubicación del padre del niño que vive en el sector Guásimo y acudió inmediatamente al centro de salud para ayudar a su hijo.

El personal de salud del Hpao diagnosticó al infante politraumatismo por lo cual el menor de edad continúa recibiendo atención médica.

Fuentes policiales dieron cuenta de que el señalado por el hecho se entregó en el comando de Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Biruaca, a fin de responder ante la ley por este hecho punible. Se pudo conocer que los militares se hicieron cargo de todo lo referente a gastos médicos.