San Joaquín, donde el ómicron “va a millón” y el agua brilla por su ausencia

“El Ómicron está a millón y no podemos lavarnos las manos”: Habitantes claman agua por tuberías en San Joaquín de Carabobo

 

 

La rutina de Emilia Tovar no ha variado en los últimos siete meses: cuando comienza a salir agua por los grifos de su hogar, agarra los recipientes plásticos y se dispone a almacenar el líquido, debido a que el servicio de agua por tuberías es deficiente en la comunidad Villas del Centro, ubicada en el municipio San Joaquín, estado Carabobo.

Corresponsalía lapatilla.com

Para Tovar, esta tarea se traduce en un deterioro para su salud, pues tiene una hernia umbilical y el médico le prohibió levantar objetos pesados. “Ya tenemos varios meses sin agua. Yo tengo 66 años años y sufro de hernia umbilical y cada vez que agarro un tobo de agua me da ese dolor horrible. El médico me dijo que yo no puedo levantar ni un tobo de agua, pero ¿cómo hago?“, expresó.

Los habitantes de Villas del Centro denunciaron que de martes a viernes no tienen suministro de agua por tuberías, mientras que los días en los que sí llega el agua, el caudal que sale es muy poco.

María Bastidas, vecina de la comunidad, señaló que cada vez le resulta más difícil hacer las labores del hogar como lavar ropa, asear los baños, y sobre todo, cumplir con el lavado de manos para evitar contagios por Covid-19.

Esto es horrible, en mi casa somos cuatro personas. Estamos en pandemia, tenemos que estarnos lavando y no se puede hacer porque no tenemos cómo. Tenemos que seguir lavándonos las manos porque está el Ómicron a millón“, dijo Bastidas.

A juicio de Karen Alemán Fuentes, vecina de Villas del Centro, las deficiencias en el suministro de agua se traducen en el deterioro de la calidad de vida, sobre todo para las personas de la tercera edad que conforman 80% de los habitantes de la comunidad. Manifestó preocupación porque teme que haya un brote de enfermedades por la falta de agua.

De martes a jueves estamos sin el vital líquido, y cuando comienza a llegar es un hilo literalmente. No se pueden asear, no se pueden bañar, hay que llenar tobos (…) Estamos en pandemia y con tantas enfermedades necesitamos el agua”, sostuvo.

Por su parte, José Ángel Martín, vecino de la comunidad, apuntó que en el sector funciona la fundación Casa de Pan, que elabora platos de comida a unos 65 adultos mayores.

Alertó que la labor resulta afectada porque carecen del agua para poder cocinar y limpiar los instrumentos de cocina.

Diariamente ellos hacen la comida y tienen problemas para cocinar, hacer la comida de los viejitos y limpiar los instrumentos con los que ellos ofrecen el servicio gratuito“, afirmó.

Los vecinos de Villas del Centro hicieron un llamado a las autoridades locales y representantes de Hidrocentro a resolver la falla que afecta a unas 380 familias del sector.