Encuesta LaPatilla: Crisis ambiental en Canaima, una ola destructiva en Venezuela

Foto: Cortesía

 

Una fiesta de lujo en el parque nacional Canaima en el estado Bolívar, desató una fuerte polémica en la opinión pública, debido a los excesos que se pudieron observar a través de las imágenes difundidas en las redes sociales, así como la irresponsabilidad de los asistentes tras ser considerado Canaima, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

lapatilla.com

El protagonista de la celebración, Rafael Oliveros, quien celebraba sus 50 años en la cima del Tepuy Kusari acompañado de algunas celebridades venezolanas.

Oliveros, un “empresario” ligado a las filas del chavismo, es director del grupo La Marea, del Campamento Canaima. Asimismo, es dueño de Miragua en la Isla de Margarita y cuenta con un restaurante en la Base Aérea la Carlota. En 2016 es nombrado por Nicolás Maduro como parte del Consejo Nacional de Economía Productiva.

En este sentido nuestro equipo realizó una encuesta para conocer la perspectiva de los venezolanos tras celebrarse una fiesta de lujo en un sitio emblemático para los venezolanos, Patrimonio de la Humanidad.

Crisis ambiental

 

 

Como uno de los tesoros de la Amazonia, son considerados los tepuys. Estas gigantes mesetas de pendientes abruptas y cimas planas, con un ecosistema de fauna y flora casi únicos. La mayoría de los tepuys que existen en el mundo están en Venezuela. El Auyantepuy, el más grande de todos, está el Salto Ángel, la caída de agua más alta del planeta.

Al ser considerado un lugar “sagrado” para los venezolanos, las reacciones y comunicados por parte de ONG y comunidades indígenas no se hicieron esperar.

SOS Orinoco, ONG emitió un comunicado en donde calificó como un atropello ecológico y negligencia del Estado en preservar lugares protegidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, como lo es el Parque Nacional Canaima.

Asimismo, la comunidad indígena pemón Moroko en una entrevista al Correo del Caroní, comunicaron su descontento ante la acción. Estos exigen al Estado “respeto a la biodiversidad y a las autoridades indígenas”.

Y es que la “famosa fiesta” generó en los venezolanos indignación ante la falta e irresponsabilidad por parte del régimen de Nicolás Maduro, una cúpula que hace caso omiso de lo que ocurre en el país.

Al preguntar a los encuestados si consideran una irresponsabilidad dicho acto el 81.5% señaló que sí, mientras que solo el 3.7% calificó de manera negativa.

 

 

Por su parte, el Ministerio Público del régimen de Nicolás Maduro, informó a través de las redes sociales de Tarek William Saab haber iniciado una investigación en torno a los daños causados. Para la labor, comisionó a la Fiscalía 87 Nacional en Defensa Ambiental para llevar el caso.

 

 

Sin embargo, el 67.4% de los encuestados cree que el Ministerio Público no hará nada al respecto y que las irregularidades en el parque nacional seguirán cometiéndose.

 

 

La minería ilegal, otra de las amenazas

 

Vista aérea de una mina ilegal en el río Caroní, al borde del Parque Nacional Canaima. Foto: Rodolfo Gerstl/SOSOrinoco

 

Otro de los temas que mantiene en alerta a las organizaciones ambientales es la minería ilegal que se lleva a cabo en el parque nacional Canaima, un especial realizado por Runrun.es y la Alianza Rebelde Investiga muestra como la actividad extractivista está a un paso de entrar en la “lista roja” del patrimonio mundial en peligro.

En un recorrido aéreo realizado por Runrun.es sobre el sector occidental de Canaima se comprobó en directo como los mineros extraen el mineral no solo en los linderos, sino también dentro del parque nacional. La progresiva devastación ha sido registrada mediante señales satelitales en las últimas dos décadas.

Y es que la realización de estas actividades mineras trae consigo contaminación con mercurio de las aguas, fauna y población indígena, además de deforestación y aparición de enfermedades. Asimismo, la delincuencia se apodera cada vez más de las comunidades indígenas.

¿Amparados por el régimen de Maduro?

 

Nicolás Maduro. | Foto: Cortesía

 

El daño ocasionado por régimen de Nicolás Maduro, no ha sido solo en el ámbito político y social, el ecosistema también ha sufrido daños por parte de la cúpula chavista. No solo es Canaima, también el archipiélago de Los Roques, en el Arco Minero del Orinoco, en el Parque Nacional El Ávila, solo por nombrar algunos también ha sufrido delitos ambientales.

En este sentido, el 94.1% enfatizó que el régimen de Nicolás Maduro ampara las actividades ilegales en el ecosistema.

 

 

Un silencio que cada vez es más notorio por parte de la cúpula de Maduro y que parece no tener una respuesta a los venezolanos. Es por esta razón que el 95.6% considera que debe existir presión internacional para acabar con el desastre ambiental en Venezuela.

 

 

La diputada de la legítima Asamblea Nacional, María Gabriela Hernández reiteró el llamado a la Unesco para que envíe una delegación con carácter de urgencia, para inspeccionar el Parque Nacional Canaima.

A través de sus redes sociales la diputada manifestó “Atentar contra la naturaleza, llevar a cabo una política minera bestial en gran parte de nuestro territorio y en zonas tan delicadas como los el Parque Nacional Canaima, debe ser motivo de reflexión”

 

 

Es evidente como los venezolanos rechazan la desidia, el abandono y el silencio del régimen de Nicolás Maduro ante los actos cometidos en el parque nacional Canaima, un lugar sagrado y Patrimonio de la Humanidad que merece respeto y que debe ser cuidado como tal.