¡TRÁGICO! Fue por una reducción de senos, terminó con implantes y una liposucción

Tiffany Mills, de 29 años, ingresó a una clínica de Florida para una reducción de senos en noviembre pasado y salió con implantes de senos, abdominoplastia extendida y una liposucción.

 

Una madre de Florida (EEUU) afirma que le colocaron enormes implantes mamarios después de pasar por el quirófano para una reducción de senos, sólo para que la clínica intentara hacerlo pasar como una cirugía “gratuita”.

Por: Infobae

Tiffany Mills, de 29 años, también se sometió por error a una abdominoplastia extendida y una liposucción después de registrarse para el procedimiento en noviembre del año pasado.

“Me desperté con el peor dolor absoluto de mi vida”, dijo Mills a Kennedy News, alegando que los implantes luego le abrieron la piel dejándola con heridas abiertas y coágulos de sangre en los pulmones y las piernas.

Mills también alega que la cirugía estética de abdomen la dejó con un dolor intenso porque “no tenía piel extra para tirar”.

“Me tensaron demasiado la piel, lo que significaba que tenía mucho tejido cicatricial y no podía mantenerme erguida”, recordó. “Mi ombligo parecía una ranura para monedas porque me habían apretado lo más posible”.

Mills afirma que la clínica no reconoció de inmediato su error, y solo más tarde admitió una confusión con el papeleo después de que ella los bombardeó con furiosas llamadas telefónicas.

“No me dijeron que habían mezclado mis datos con los de otro paciente hasta el día siguiente”, alegó. “También dijeron: ‘No te enojes por eso, míralo como si te hubieran hecho una cirugía gratis’”.

 

También le realizaron una abdominoplastia extendida y una liposucción

 

La terrible experiencia comenzó a fines del año pasado, cuando Mills, que es madre de tres hijos, decidió someterse a una reducción de senos para restar intensidad a su dolor de espalda, los hombros y el cuello.

“Después de tener hijos, terminé con un sujetador de copa 32F y con dolor las 24 horas del día, los 7 días de la semana”, explicó. “Soy una persona de 5 pies 3 pulgadas (1,60 metros). Soy muy pequeña y mi médico me recomendó una reducción”.

La clínica, que no puede ser nombrada por razones legales, fue escogida por Mills para su cirugía, por la cual pagó 8,203 dólares por adelantado.

Sin embargo, después de despertarse de la cirugía del 2 de noviembre, la madre, que trabaja como enfermera, se dio cuenta de que algo andaba mal.

“Me desperté sintiéndome muy aturdida y recuerdo que el asistente médico me jaló de los brazos”, recordó. “Me dijeron que necesitaban la cama y que necesitaba levantarme”.

“Realmente no me di cuenta de que tenía todas estas incisiones en el estómago hasta unas siete horas después, cuando me desperté en un hotel, (reservado para la recuperación posoperatoria). Ni siquiera me mantuvieron en observación, me sacaron de allí lo más rápido que pudieron”, continuó la mamá.

Mills dijo que cuando más tarde se despertó en el hotel, notó una carpeta en el estómago. Después de quitárselo, vio “una gran incisión de cadera a cadera y moretones en todos los costados”.

“En mi pezón derecho, el pezón [también] se había desprendido de la areola. Era como este enorme agujero negro. Sabía que también me puusieron implantes, porque estaban sentados en mi clavícula”, dijo.

Mills le dijo a Kennedy News que llamó a la clínica para preguntar qué había sucedido, pero afirmó que la recepcionista le colgaba de inmediato.

Cuando finalmente habló con alguien al día siguiente, afirma que admitieron que se había producido una confusión con su procedimiento.

Las cosas solo empeoraron para Mills cuando ingresó en el hospital dos semanas después de que las heridas debajo de su seno se infectaron y se encontraron coágulos de sangre en sus pulmones y piernas.

Mills pasó cuatro días en el hospital y los siguientes dos meses con antibióticos para curar las infecciones.

Desde el procedimiento, la madre ha estado luchando para volver a encarrilar su vida debido al costo financiero, físico y psicológico que le ha causado la cirugía fallida.

“Me las arreglé para disputar el cargo de la cirugía con mi banco y recuperar el dinero. La clínica está tratando de combatirlo y afirmando que esto es lo que pedí”, afirmó.

Mills necesita aún más cirugía correctiva en el futuro, aunque teme volver a pasar por el quirófano.