En Apure, el Hospital Acosta Ortiz funciona a medias: no hay servicio de consultas

El servicio de rayos X en el servicio de emergencia se encuentra paralizado desde hace dos semanas | Foto María Eugenia Díaz

 

Durante un recorrido realizado por el equipo de prensa de La Patilla por las instalaciones del hospital Dr. Pablo Acosta Ortiz (HPAO) en San Fernando de Apure, se pudo evidenciar que en este recinto de salud, solo tienen acceso a los exámenes de laboratorio, los pacientes hospitalizados y los ingresados por la emergencia de este centro de salud.

Por María Eugenia Díaz La Patilla

Esta realidad se presenta a causa de la pandemia del Covid-19: faltan reactivos y no hay aparatos especializados en buen estado para practicar exámenes de diagnóstico. Solo los pacientes examinados en las salas de emergencia y cirugía general, pueden acceder a los insumos médicos y tienen derecho a exámenes de laboratorio, rayos X, denunciaron los familiares de los pacientes que prefirieron mantener en reserva sus nombres por temor.

El servicio de consultas de control y seguimiento se encuentra suspendido desde el inicio de la cuarentena hasta la fecha. El área donde está ubicado el servicio luce despejada y saneada por el personal de mantenimiento de esta institución. Incluso, los letreros que identifican cada área fueron retirados.

“Todos los días se registran colas en el laboratorio. Mucha gente no tiene con qué pagar en los laboratorios privados los exámenes de rutina como la hematología. Solo tienen acceso a este servicio los pacientes hospitalizados”, dijo un enfermero consultado por La Patilla.

El pasillo que conduce al laboratorio y al área de fisioterapia, carece de alumbrado interno, por lo cual los usuarios de estas instalaciones cumplen su estadía a oscuras. Mientras que el techo, luce descuidado ante la falta de mantenimiento.

Laboratorio a medias

Un trabajador de laboratorio reveló que si los pacientes no tienen “padrino”, no pueden practicarse los exámenes. “Los pacientes que quieran hacerse los exámenes en el Hpao, deben traer un récipe del hospital. De lo contrario, no podrá acceder a este servicio. Hoy solo fueron atenidos 20 pacientes que llegaron muy temprano. Esta decisión se tomó porque no hay reactivos suficientes para atender a tanta gente. Además de los 20 pacientes, prestamos asistencia a 150 hospitalizados. No nos damos abasto”, relató preocupado el trabajador.

Un camillero reveló que un total de 30 pacientes son atendidos por dos enfermeros en medicina interna y en la emergencia, ante la renuncia del personal a causa de los bajos sueldos del sector salud, que se ubican en unos 7 dólares por trabajador.
También la misma fuente, así como los enfermeros del Hpao, dieron a conocer otro de los problemas reportados por el personal como lo es la falta de tapabocas y guantes. “Se agotan fácilmente, a pesar de que recibimos diferentes donaciones”, dijo una fuente.

El servicio de rayos X en emergencia se encuentra paralizado desde hace dos semanas, porque se reventó una guaya por exceso de trabajo. “Un solo equipo no está facultado para atender la alta demanda de pacientes. En cada turno se atienden 80 pacientes, el equipo se daña a cada rato. Los químicos duran poco y cuesta conseguirlos”, contó una enfermera.

Baños inservibles

El equipo reporteril de La Patilla también pudo constatar el mal estado de los baños. “Los familiares de los pacientes no ayudan a mantener limpios los baños, arrojan heces y orina en el piso, sin importarles nada. Todos debemos ayudar al mantenimiento de los baños”, dijo una fuente.

Una estudiante de medicina del Hpao dio cuenta de las condiciones de los baños y lavamanos del área de obstetricia. “Las pocetas no bajan por sí solas, debemos usar un balde de agua para poder bajar la poceta. Los lavamanos tampoco sirven, el agua de este cae al suelo. De cuatro baños, solo funcionan dos”, agregó.

El pasillo que conduce al laboratorio y al área de fisioterapia carece de alumbrado interno | Foto María Eugenia Díaz

Los usuarios del ascensor del Hpao, así como los camilleros se quejan del intermitente funcionamiento de este aparato. “Funciona con una guaya, se pega, lo arreglan, se pega, esa es la triste realidad, trabaja a media máquina”, apuntó.

El gobernador Ramón Carrizalez, antes de entregar su mandato al actual mandatario regional, Eduardo Piñate, inauguró una sala de emergencia moderna para adultos, la cual le dio paso a las viejas instalaciones, cerradas en la actualidad.

En este recinto de salud, los pacientes de emergencia pueden acceder a distintos servicios. La emergencia pediátrica, continúa en funcionamiento en el antiguo espacio, pero médicos del Hpao revelaron que esta área se encuentra en remodelación.

La actual gestión solo se mantenido en el mandato un mes. Los pacientes y los trabajadores esperan que la situación mejore, porque el hospital no solo debe atender a pacientes de Apure, sino también a los provenientes de Barinas, Guárico y Amazonas.

A pesar de esta realidad, la nueva gestión del Hpao ha desarrollado operativos quirúrgicos de manera gratuita al público en general. Queda esperar si durante los próximos meses se solventen los problemas reportados hasta el momento, pues afectan de manera directa a la población.

El servicio de consultas de control y seguimiento, se encuentra suspendido desde el inicio de la cuarentena hasta la fecha| Foto María Eugenia Díaz

Foto 2: El pasillo que conduce al laboratorio y al área de fisioterapia carece de alumbrado interno | Foto María Eugenia Díaz

Foto 3: El techo del pasillo de laboratorio y fisioterapia luce descuidado ante la falta de mantenimiento | Foto María Eugenia Díaz

Foto 4: El servicio de rayos X en el servicio de emergencia se encuentra paralizado desde hace dos semanas | Foto María Eugenia Díaz