Canciller español advirtió que en los próximos días “vamos a ver muchas muertes” en Ucrania

José Manuel Albares. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET

 

 

 





 

El ministro español de Exteriores, José Manuel Albares, aseguró este viernes que en los próximos días se van a ver “muchas muertes absolutamente inútiles, injustificadas” a raíz de la invasión rusa de Ucrania.

“Creo que los próximos días, desgraciadamente, vamos todavía a ver muchas muertes absolutamente inútiles, injustificadas y de personas indefensas, que lo que tenían que estar era llevando su vida normal, como la que llevamos todos nosotros, y no estar pensando en defender su propia vida”, declaró.

Albares se expresó así tras participar en una reunión de ministros de Exteriores de la OTAN celebrada hoy en Bruselas y después de que el jueves el presidente de Francia, Emmanuel Macron, hablara con su homólogo ruso, Vladímir Putin, y concluyera de esa conversación que “lo peor está por llegar” .

El ministro español indicó que desde el inicio de la invasión rusa “cada día Putin escala en cuanto a la violencia y al uso de material bélico en esa guerra”.

También dijo que la resistencia ucraniana, “más allá del heroísmo y el valor que están demostrando el ejército ucraniano y la sangre fría” que “ya demostraron en todas las semanas de diplomacia y diálogo bajo esa presión militar, la dignidad de todo el pueblo ucraniano, está haciendo que evidentemente el conflicto se alargue”.

Reconoció que “probablemente, aunque es imposible saber lo que estaba en la cabeza de Vladímir Putin ante una decisión tan irracional, no esperaban una defensa de la soberanía y la independencia de Ucrania y que, por lo tanto, se vaya escalando”.

“Las cifras de muertos civiles van aumentando cada vez más”, constató.

De todas formas, admitió que no es posible hacer una estimación de la duración de la guerra porque para ello “tendríamos que estar en la mente de Vladímir Putin y saber hasta dónde quiere escalar”.

“Estamos ante una guerra total dentro de las fronteras de Ucrania. El tipo de armamento, el número de soldados, de aviones, de tanques que se están usando ante un país pacífico que no representa ninguna amenaza para Rusia, para su integridad territorial, soberanía, seguridad, no deja lugar a dudas. El objetivo es dominar a Ucrania”, comentó.

Recordó que Ucrania es el segundo país más extenso de Europa y tiene más de 40 millones de habitantes, por lo que consideró que la guerra “puede ser muy larga”.

Subrayó que “no es un conflicto entre Rusia y la OTAN”, si bien a “la desinformación rusa le gustaría presentarlo de esa manera”.

“Pero esto no es un conflicto entre Rusia y la OTAN y, por lo tanto, no hay que dar la impresión de ninguna escalada. La única escalada militar que se lleva produciendo desde el jueves pasado es la que día a día hace Vladímir Putin y su ejército”, aseveró.

También aseguró que en el encuentro de ministros de la OTAN “no se ha tratado la zona de exclusión aérea” que Ucrania pide sobre su territorio.

Albares, además, asumió que se pueden esperar “unas consecuencias a largo plazo” de la invasión rusa de Ucrania.

“La ruptura realizada por parte de Rusia con lo que es el consenso del orden europeo, un consenso que está basado en la paz, en la estabilidad, en la prosperidad, incluso consiguiendo terminar con el conflicto, tendrá consecuencias que tomará su tiempo restablecer”, afirmó.

Pese a la crisis con Rusia, reconoció que los aliados de la OTAN estuvieron hoy de acuerdo en que es “importante mantener un diálogo a nivel militar para evitar cualquier posible desliz que provoque consecuencias que nadie quiere”.

“Por supuesto, seguimos dispuestos al diálogo, a retomar las vías de la diplomacia de las que nunca tuvo que salir Rusia, en el momento en que Rusia decida desescalar”, comentó.

Señaló que en la reunión intervino el ministro ucraniano de Exteriores, Dmitro Kuleba, mediante un mensaje pregrabado desde un búnker.

“Como homólogo de él ha sido conmovedor pensar que alguien que hace exactamente el mismo trabajo que yo y que tiene exactamente la misma aspiración, que es que su país viva en paz, libremente, y que lo que debería de hacer es, igual que hacemos todos los ministros de Exteriores, recorrer el mundo libremente para poder tener las mejores relaciones con todos los países del mundo, se vea recluido en un búnker, temiendo por su vida y la de sus familiares”, manifestó.

EFE