Exespía trans denunció que fue detenida en Moscú por llevar bandera de EEUU en su mochila

Mayers es una exagente del FSB que ahora trabaja como maquilladora y modelo. (Foto: Instagram/@k.m.lady_pink).

 

La represión de las protestas contra la invasión de Rusia en Ucrania dejó un saldo de miles de detenidos. En medio la persecución policial, Katrin Mayers, una exespía y activista trans rusa contó que fue detenida por la policía moscovita por llevar una bandera de los Estados Unidos dibujada en una mochila.

Antes de dedicarse al modelaje y a trabajar de maquilladora profesional, Mayers fue durante 10 años guardia fronteriza en Osetia del Norte para el FSB, la inteligencia rusa que sucedió a la KGB. Pero su pasado no la ayudó con las autoridades cuando la interpelaron el 27 de febrero en la entrada de la estación de subte Smolenskaya.

“No estuve en contacto ya que estuve en aislamiento durante dos días en la Comisaría 3 de Moscú”, escribió Mayers en su perfil de Instagram (k.m.lady_pink).

Katrin Mayers, la activista trans que fue detenida en Moscú. (Foto:Instagram/@k.m.lady_pink).

 

Según dijo, sus problemas legales empezaron cuando los policías advirtieron que tenía una bandera de EEUU estampada en la mochila, lo que le valió ser interrogada durante horas por funcionarios del Centro de Lucha contra el Extremismo.

Por TN

Las autoridades rusas la acusaron de negarse a dar sus datos a un policía, aunque ella luego contó al sitio Sibreal que la persiguieron porque aún no pudo cambiar su DNI y oficialmente sigue llamándose Alexander Chumakov.

Según medios locales, Mayers llevaba además en su mochila una pistola de aire comprimido, esposas, un equipo de video y un micrófono, por lo que las autoridades la quisieron obligar a firmar una confesión de que estaba organizando disturbios.

Así fue la transición de Katrin Mayers. (Foto: gentileza stav.kp.ru).

 

Mayers les explicó que la bandera era “un accesorio de estilo y moda en una mochila de marca estadounidense” pero nada pudo con los agentes, que siguieron cuestionándola sobre sus opiniones políticas.

Debido a la detención, Mayers no pudo seguir con su tratamiento hormonal durante tres días y perdió un vuelo a San Petersburgo, donde tenía una cita médica.

Para leer más ingrese AQUÍ