Entre apagones y falta de gasoil, pende de un hilo el servicio de unidad de diálisis en Mérida

Entre apagones y falta de gasoil, pende de un hilo el servicio de unidad de diálisis en Mérida

 

 

 

 

Los cortes del servicio eléctrico a cualquier hora del día mantienen en zozobra a los pacientes que reciben tratamiento de hemodiálisis en la ciudad de Ejido en el municipio Campo Elías de Mérida.

Jesús Quintero // Corresponsalía lapatilla.com

Las sesiones de hemodiálisis se cumplen desde las 6:30 am y hasta las 4:00 pm, siempre y cuando haya servicio eléctrico en la zona, que a diario también sufre por los continuos apagones.

Uno de los pacientes denunció que “todos nos vemos afectados por estos cortes sin explicación alguna y los ingenieros jefes de Corpoelec son inhumanos por de más. Fuimos y les dejamos una correspondencia, les rogamos que movieran los horarios de los cortes a horas que no afectarán nuestras sesiones de diálisis, quedaron en bajar a la unidad y revisar nuestra situación y la del materno, pero aún estamos esperando”.

A pesar de que a través de Dirección de Transporte de la alcaldía del municipio Campo Elías les suministran entre 90 litros y 100 litros de gasoil cada cierto tiempo para mantener la planta eléctrica en funcionamiento cuando hay apagones, a veces no es suficiente. “Los apagones cada vez son más prolongados y se consumen muy rápido el gasoil y de paso nuestra planta eléctrica es vieja sin mantenimiento preventivo”.

Hoy nos conectaron a las 11:50 am y a las 12:30 pm cortaron la energía eléctrica. Con lo que quedaba de gasoil, logramos a duras penas dializarnos una hora de las tres y media mínimas para una diálisis satisfactoria. Esto pone en riesgo nuestras vidas, pero no hay quien dé la cara o que resuelva“.

Uno de los afectados señaló que al no quedar gasoil en la unidad de diálisis, los dos turnos de mañana están en posibilidades de suspenderse, porque la alcaldía aún no ha suministrado gasoil. Mencionó que acudieron a empresas vecinas en busca de auxilio para que les prestaran aunque sea 30 litros o 50 litros, y quien los atendió dijo que ellos estaban igual: con su planta eléctrica parada por falta de combustible.