Piscina, 24 ruedas y hasta un helipuerto: así es “The American Dream”, el lujoso carro más largo del mundo (VIDEO)

Mide 30,54 metros y se creó a partir de un Cadillac Eldorado Convertible de 1976

 

 

 

¿Alguna vez han visto un carro que mida más de 30 metros? Parece algo inimaginable, pero existe. Y como no, tenía que ser en los Estados Unidos. ‘The American Dream’, tal y como se le conoce, se ha convertido en el automóvil en forma de limusina más largo del mundo.

Por El Economista

Para poner en perspectiva su inmenso tamaño, la mayoría de los carros miden entre 3,6 y 4,2 metros. Esta limusina fue construida en 1986 en Burbank (California) por Jay Ohrberg, un coleccionista y constructor especializado en automóviles para cine y televisión, en los que caben destacar, por ejemplo, los míticos DeLorean de Regreso al Futuro, El Coche Fantástico o el de Los Picapiedra.

‘The American Dream’ se creó a partir de un Cadillac Fleetwood Eldorado Convertible de 1976 que finalmente se transformó diez años después en una limusina de 18,28 metros, aunque Ohrberg fue ampliándola hasta llegar a los 30,5 metros. Además, rodaba sobre 24 ruedas y contaba con un par de motores V8, que permitían mover sus más de diez toneladas de peso. Para conducirlo era necesaria la presencia de otra persona encargada de maniobrar los ejes traseros para que el coche pudiese girar al tomar una curva.

En su interior, ‘The American Dream’ tenía una capacidad para 75 personas e incluía lujos como una piscina con jacuzzi, una cama de agua de gran tamaño, un pequeño espacio para jugar a golf, un frigorífico, varios televisores, un teléfono, una piscina con jacuzzi en la parte trasera y hasta un helipuerto capaz de soportar hasta 2.200 kilogramos.

 

 

Tras pasar varios años a la deriva y en un estado lamentable, ‘The American Dream’ volvió a la vida gracias al coleccionista de coches, Michael Dezer, que, junto con la ayuda de Michael Manning, propietario del museo Autoseum, decidieron restaurarlo. Un proceso que duró más de tres años y en el que gastaron más de 250.000 dólares. Piezas, motores, transmisión, techo… prácticamente todo hubo que cambiarlo.

Para seguir leyendo, clic AQUÍ.