EEUU e Israel están “comprometidos” en impedir que Irán tenga una bomba atómica

El primer ministro israelí Naftali Bennett y el Secretario de Estado de EEUU Antony Blinken (Abir Sultan/Pool via REUTERS)

 

 

 

 

 

Los dos países hablaron sobre el acuerdo nuclear iraní en vísperas de la histórica cumbre entre Washington. Jerusalén y cuatro naciones árabes para abordar las negociaciones con el régimen persa y la invasión de Rusia a Ucrania.

Por infobae.com

Estados Unidos e Israel están comprometidos en impedir que Irán se haga con una bomba atómica, afirmó este domingo el secretario de Estado, Antony Blinken, en un momento en que ambos países han expresado sus diferencias sobre la negociación con Teherán sobre su programa nuclear.

“Con respecto al tema más importante, coincidimos. Ambos estamos comprometidos, estamos determinados en que Irán nunca se haga con una bomba nuclear”, dijo Blinken a los periodistas en Jerusalén, junto con su homólogo israelí, Yair Lapid.

Blinken afirmó que el presidente estadounidense Joe Biden cree que “el retorno a una implementación plena” de acuerdo “es la mejor forma de poner al programa iraní de vuelta en la caja en la que estaba de la cual se escapó cuando Estados Unidos se retiró del acuerdo”, durante el gobierno de Donald Trump en 2018.

Israel, por su parte, ve con malos ojos un posible acuerdo sobre el programa nuclear iraní, su principal enemigo.

“Tenemos desacuerdos sobre el programa nuclear y sus consecuencias, pero estamos abiertos a un diálogo abierto y honesto”, comentó Lapid.

“Israel y Estados Unidos trabajarán juntos para evitar que Irán obtenga un arma nuclear. Pero al mismo tiempo, Israel va a hacer todo lo necesario para detener el programa nuclear iraní”, añadió.

El jefe del gobierno israelí Naftali Bennett también se reunió con Blinken e indicó que Israel está muy preocupado de que Estados Unidos ceda en una de las demandas de Irán para sellar un acuerdo y saque de la lista de organizaciones “terroristas” a los Guardianes de la Revolución.

Pero en el Foro de Doha, el emisario de Estados Unidos para Irán, Robert Malley, desestimó esta hipótesis afirmando que su país no tiene intenciones de sacar al grupo de la lista negra.

Cumbre histórica

Los comentarios sobre el programa nuclear iraní llegaron en vísperas de una histórica cumbre entre el secretario de Estado estadounidense, los jefes de la diplomacia de Israel y cuatro países árabes para abordar las negociaciones sobre el acuerdo nuclear iraní y la inestabilidad mundial provocada por la invasión rusa de Ucrania.

El canciller de Barahin Abdullatif bin Rashid al-Zayani, el de Egipto Sameh Shoukry, el de Israel Yair Lapid, el Secretario de Estado de EEUU Antony Blinken, el canciller de Marruecos Nasser Bourita y el de los Emiratos Árabes Unidos Abdullah bin Zayed Al Nahyan durante la cumbre de este lunes (Jacquelyn Martin/Pool via REUTERS)El canciller de Barahin Abdullatif bin Rashid al-Zayani, el de Egipto Sameh Shoukry, el de Israel Yair Lapid, el Secretario de Estado de EEUU Antony Blinken, el canciller de Marruecos Nasser Bourita y el de los Emiratos Árabes Unidos Abdullah bin Zayed Al Nahyan durante la cumbre de este lunes (Jacquelyn Martin/Pool via REUTERS)

 

 

 

Este foro va a reunir por primera vez en territorio israelí a los ministros de Relaciones Exteriores de Emiratos Árabes Unidos, Baréin Marruecos, que normalizaron sus relaciones con Israel en 2020, además de Egipto, que firmó la paz con el Estado hebreo en 1979.

El domingo por la noche, un ataque cerca de un kibutz en el desierto de Negev (sur) costó la vida a dos policías israelíes y dejó varios heridos.

La policía afirmó haber matado a dos atacantes, árabes israelíes. El ataque fue reivindicado por la organización yihadista Estado Islámico (EI), que no suele realizar acciones en Israel.

En la mañana del lunes, el despacho del primer ministro de Israel, Naftali Bennett, confirmó que el jefe del ejecutivo tiene covid, un día después de que sostuvo una reunión a puerta cerrada con Blinken, seguida de una rueda de prensa sin mascarillas.

El Departamento de Estado indicó que Blinken, que fue visto entrenando en el Negev el lunes, es el único miembro de la delegación estadounidense considerado como “contacto estrecho” de Bennett y que se someterá al protocolo sanitario que incluye el uso de mascarilla y la realización de pruebas.

La cumbre se produce en un momento en que Estados Unidos y sus aliados europeos han expresado discretamente su “frustración” por la actitud de los países de Medio Oriente frente a la guerra en Ucrania y al hecho de que no se hayan distanciado de Moscú.