Separadas de sus bebés y pasando roncha: el calvario de las madres en el Hospital de San Cristóbal (VIDEO)

Madres pasaron roncha tras ser desalojadas de la Unidad de Neonatos en Hospital de San Cristóbal

 

La mañana de este lunes, mujeres recién dadas a luz y familiares de parturientas, fueron desalojados del piso 7 del Hospital Central de San Cristóbal, donde se encuentran sus infantes hospitalizados, para ser desplazados a la planta baja del centro asistencial, a un área que no está adecuada para que las personas pernocten.

Anggy Polanco // Corresponsalía La Patilla

Adriana Figuera relató que tiene 15 días de haber dado a luz, pero este lunes fue bajada del piso 7, donde aún permanece su hijo, por lo que cada 2 horas debe subir por las escaleras hasta el 7mo piso para amamantarlo.

Estamos irritadas, estamos cansadas, hay otras muchachas con cesáreas que no pueden estar subiendo escaleras“, contó la joven, pues con cada apagón los ascensores del HC quedan fuera de servicio.

Expuso que a la planta baja donde los mudaron, los baños no se encuentran aún habilitados y en las noches deben dormir en el piso.

Por tanto, exigen que las dejen cerca de sus bebés que se encuentran hospitalizados en el área de neonatos, en vista que constantemente su hijo requiere de exámenes, traslados de muestras y medicamentos.

Madres pasaron roncha tras ser desalojadas de la Unidad de Neonatos en Hospital de San Cristóbal

 

 

 

 

Gustavo Bracho, padre de una niña pre término que lleva 28 días recluida en el centro asistencial, solicitó a las autoridades del centro de salud que se pongan de acuerdo con las garantías que les ofrecen a los familiares para pernoctar.

Se nos dijo que podíamos estar en esta área donde se supone iba a haber menos contaminación y baños disponibles, pero notamos que los baños todavía no están terminados y consideramos que el área donde estamos está mucho peor que el piso 7“, exigió Bracho.

Los familiares de los infantes y de las gestantes consideran que el personal médico y de enfermería ha hecho un gran trabajo, pero sienten que no es justo que los separen de los menores de edad, que requieren estar cerca de sus padres para brindarle alimentación y responder a tiempo a las emergencias que llegaran a presentarse.

Marielsi Rodríguez, quien tiene pocos días de haber dado a luz, sentada en el suelo del área adonde fue enviada junto con el resto de familiares, contó que la separación con sus seres queridos complica la comunicación al momento de requerimientos de los bebés, por lo que deben esperar a que se acuerden de avisarles los requerimientos de los pacientes.

“Mi bebé está solo en este momento… Siento rabia porque puede pasarle algo niño, puede ocurrir una emergencia, que Dios no quiera, se pueden hasta morir“, expresó la madre.