“Soldados rusos me violaron mientras mi hijo lloraba”: desgarrador testimonio de una viuda ucraniana

Una mujer ucraniana, en un campamento de refugiados en Polonia – EP

 

 

 

Una mujer ucraniana decidió contar la historia de cómo soldados rusos invadieron su casa, mataron a tiros su esposo y la violaron repetidamente durante varias horas el 9 de marzo, en un testimonio que podría suponer la primera prueba en la causa por crímenes de guerra contra Rusia ante el Tribunal Penal Internacional.

Por ABC

Este lunes, ‘The Times’ publicó una entrevista con la mujer anónima que el periódico identificó como clave en la investigación de las autoridades ucranianas. Tiene 33 años y vivía con su esposo de 35 años y su hijo de 4 años cerca en Shevchenkove, a las afueras de la capital ucraniana, Kiev.

La mujer contó a ‘The Times’ que el 9 de marzo su marido y ella se acercaron a un grupo de soldados rusos cuando descubrieron que las tropas habían matado al perro de la familia.

A continuación, los soldados registraron el área en busca de gasolina, y uno de ellos aparentemente se disculpó por la muerte de animal.

Después de anochecer, explicó, escucharon ruidos fuera de la casa, y su esposo salió. «Oí un solo disparo, el ruido de la puerta abriéndose y luego el sonido de pasos en la casa», dijo la mujer a ‘The Times’. El comandante del grupo, había regresado con otro hombre, que parecía tener unos 20 años. «Grité: ‘¿Dónde está mi marido?’», explica. «Luego miré fuera y lo vi en el suelo junto a la puerta. El joven me apuntó con un arma a la cabeza y dijo: ‘Le disparé porque era nazi’».

«Me gritó ‘será mejor que te calles o traeré a tu hijo y le mostraré los sesos de su madre esparcidos por la casa’», recordó. «Me dijo que me quitara la ropa. Luego ambos me violaron uno tras otro. No les importó que mi hijo estuviera llorando en la habitación de al lado. Me dijeron que lo callara y volviera. Todo el tiempo sostuvieron el arma junto a mi cabeza y se burlaron de mí, diciendo ‘¿cómo crees que la chupa? ¿La matamos o la mantenemos con vida?’».

Para seguir leyendo, clic AQUÍ.