El ‘carnicero de Siria’ Dvornikov toma el mando en Ucrania: especialista en la estrategia de tierra quemada y el castigo a civiles

Vladimir Putin, condecorando al general Alexander Dvornikov con la medalla de Héroe de Rusia, en 2016.Facebook/?brahim Nebioglu

 

El ejército ruso que invade Ucrania desde el 24 de febrero tiene nuevo comandanteVladimir Putin ha escogido a Alexander Dvornikov, un militar de carrera de 60 años, para acometer un cambio de estrategia en la guerra: partir Ucrania en dos y anexionarse el Este. La elección de Dvornikov sólo cabe interpretarse como una mala noticia para los civiles ucranianos.

Por 20minutos.es

Empezó en 1982 como comandante de un pelotón. Luchó en la segunda guerra de Chechenia y fue ascendiendo en el escalafón de las fuerzas armadas rusas. Tras servir en el Distrito Militar del Cáucaso Norte, en 2008 Dvornikov pasa a dirigir al 5º Ejército de la Bandera Roja. El gran salto le llegó en 2015 con la guerra de Siria. Putin lo elige para liderar el despliegue militar que había enviado para mantener en el poder al presidente Bachar al Assad.

Dvornikov se convierte así en el primer comandante del ejército ruso en Siria. Y su presencia se hizo notar de inmediato. Cambió la estrategia militar por una de tierra quemada, dejando en ruinas localidad tras localidad.

Destrucción sistemática aunque haya civiles

Las tropas rusas atacaron todo tipo de objetivos, militares o no, destruyendo las infraestructuras básicas, desde hospitales a fuentes y reservas de agua. Durante su dirección, entre 2015 y 2016, se calcula que el ejército ruso llevó a cabo unos 10.000 bombardeos sobre pueblos y ciudades de Siria.

Desde el aire, el ejército ruso arrasó pueblos y ciudades de la provincia en Mariúpol de Idlib; y desde el aire bombardearon sistemáticamente Alepo, la segunda ciudad de Siria. En este caso no respetaron nada; ni hospitales, ni escuelas, ni tampoco (como ya hemos visto en Ucrania) las colas del pan.

Según EE UU, el general va dando así forma a un historial de “brutalidad contra civiles”. De resultas, Dvornikov pasa a ser conocido como el “carnicero de Siria”. A las tropas bajo su mando se les acusa, también lo hacen las ONG, de abusos generalizados contra la población civil y de cometer incluso crímenes contra la humanidad.

Sin embargo, en términos militares su estrategia resultó ser un éxito y por ello, en 2016, Putin le condecora con la medalla de Héroe de Rusia, uno de los máximos honores del país. Pasa a ser el comandante del distrito militar del sur desde 2016. Cuatro años después, en 2020, le asciende al rango de general.

Según The Guardian, Dvornikov es un general de la “vieja escuela” y un “nacionalista de sangre y tierra”, de los que suscribirían aquello de patria o muerte.

Temerse lo peor

Los analistas creen que Putin ha escogido a Dvornikov para hacer en Ucrania, especiamente en el Donbás, lo mismo que hizo en Siria. Es decir, para aplicar la misma estrategia de tierra quemada: acabar con todo a su paso a cualquier precio, aunque ese precio sean vidas civiles.

Por eso Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de EE UU, predice que infligirá más “crímenes de guerra” y “brutalidad” contra los civiles ucranianos. En la CNN, Sullivan recordó que a Dvornikov se le conoce por la brutalidad que empleó contra la población civil de Siria y dijo estar seguro de que “habrá más de eso en este teatro de guerra”. “Ya hemos visto tácticas militares de tierra quemada (en Ucrania)”, dijo Sullivan en CBS News.

Lo malo es que otros analistas occidentales, casi todos, confirman el pronóstico. Es el caso de Harry Kazianis, analista militar en el Center for National Interest de EE UU, que considera que es una señal de que “Putin no tiene intención de rendirse en breve, sino que puede que intente tomar la mayor parte, si no todo, del este de Ucrania”.

“Mi temor es que Dvornikov tenga órdenes de que si no puede tomar el este de Ucrania lo convierta en un Alepo gigante“, aseguró al Telegraph.

Y ya habría empezado con esa estrategia. Según The Independentse cree que Dvornikov ya estuvo detrás del atentado contra la estación de tren de Kramatorsk en el que murió medio centenar de personas y del que Rusia niega ser responsable.

Roderic Lyne, ex embajador del Reino Unido en Rusia, declaró a Sky News que el nuevo comandante del ejército ruso en suelo ucraniano ha sido elegido “para intentar ganar al menos algún territorio en Donetsk”.

Desde el 24 de febrero, comienzo de la invasión, las tropas rusas no han tomado ni una sola de las principales ciudades de Ucrania. Tal vez, con Dvornikov, la estrategia ya no sea tomarlas sino arrasarlas, al modo de Alepo. De ese modo, el próximo 9 de mayo, fiesta nacional rusa en la que se recuerda la victoria sobre la Alemania de Hitler, Putin pueda mostrar algo a modo de victoria, aunque sólo sean cenizas, cascotes y vidas de civiles.