Santa Fe, un pueblo olvidado en Sucre que se niega a morir en manos del chavismo

 

 

 

 

Santa Fe es una pequeña localidad ubicada en el municipio Sucre del estado Sucre, a unos 45 minutos de Cumaná. Este pueblo en su historia reciente ha pujado por convertirse en una referencia turística a nivel nacional por la alta recepción de visitantes de distintas partes de Venezuela, incluso del extranjero. Sin embargo, por la pandemia del Covid-19 y los altos índices de inseguridad, el potencial turístico ha quedado en “veremos”.

Por Víctor Federico González / Corresponsalía lapatilla.com

Aunque escasamente sobrepasa los 25 mil habitantes, Santa Fe siempre se ha caracterizado por una significativa generación de recursos económicos a través del turismo, la pesca y la agricultura. Sus pobladores han denunciado en reiteradas oportunidades que estos sectores están altamente golpeados por la crisis del país y piden a los gobernantes de turno que sean tomados en cuenta a la hora de aplicar políticas públicas.

Desde hace aproximadamente 40 años, un nutrido movimiento social exige que Santa Fe sea elevada de parroquia a municipio, idea que de consolidarse convertiría a este poblado en el municipio número 16 del estado Sucre.

 

Playa Cochaima en Santa Fe, Sucre

 

Los servicios públicos en esta localidad demandan grandes inversiones para poder brindar una mejor calidad de vida a sus residentes y generar también las condiciones necesarias para la atención de los visitantes.

Además, la realidad de los centros de salud es de gran preocupación para sus habitantes, quienes tienen que trasladarse hasta la capital del estado Sucre o hasta ciudades anzoatiguenses como Guanta, Puerto La Cruz y Barcelona para recibir atención médica, lo que representa un elevado costo para sus bolsillos.

El mercado periférico de Santa Fe también está espera de que las autoridades chavistas se dignen a mejorar su infraestructura y la calidad de los servicios.

Abandonados por las autoridades

Desde hace poco más de un año, las posadas, restaurantes y demás prestadores de servicio turístico, han hecho un esfuerzo por reactivarse, esto luego de ser azotados por el coronavirus, de acuerdo con el vicepresidente de la Asociación de Prestadores de Servicio, Comercio y Turismo de Santa Fe, Angelo Piuzzi en declaraciones al equipo de La Patilla. Agregó que desde que se fundó esta iniciativa ciudadana, han elevado propuestas al sector público para proyectar el potencial turístico, productivo y agrícola, pero no han obtenido respuestas concretas.

 


Raul Antuare, dirigente agrícola de Santa Fe

 

“Muchos prestadores de servicios turísticos han decaído por los altos costos y la ausencia de turistas, pero desde hace un año se han ido reactivando. Santa Fe tuvo su momento de oro”, sostuvo.

El deterioro de los servicios públicos es dramático, según Piuzzi. “Hay varias carencias: no tenemos internet, el alcance telefónico es bajo e impide comunicarnos y pasar los puntos de venta. Movistar, Movilnet y Digitel no dan abasto a toda la demanda. La luz tampoco tiene una capacidad instalada para atender la demanda de las posadas, frigoríficos y otros negocios que tienen un consumo alto y por eso hay que repotenciarlo”.

Explicó que desde que se instaló hace más de 40 años la primera toma de agua, en el sector El Murciélago, no se ha vuelto a invertir, por lo que no es óptimo el funcionamiento de este servicio. Los pobladores se la pasan invirtiendo dinero y tiempo para intentar rescatarlo o mantenerlo.

La acumulación de desechos sólidos es otro de los factores que influye negativamente en el desarrollo del turismo de esta localidad. Ante la ausencia de su recolección por parte de las instituciones competentes, se ven obligados a quemar la basura o a recogerlas ellos mismos y llevarla a terrenos privados o apartados del territorio.

Cambio jurisdiccional

El dirigente gremial considera que si logran convertirse en municipio, se beneficiarían con la creación de su propias instituciones y tendrían autoridades locales a quienes exigirle. “Lo poco que se recolecta de impuestos en Santa Fe va directamente a parar a Cumaná, donde hay bastantes necesidades”, explicó.

 

 

En el Carnaval 2022, la mayoría de las posadas y lugares de hospedaje estuvieron a su máxima capacidad y el año anterior también tuvieron una afluencia significativa que se traduce en oportunidades de trabajo y desarrollo para sus habitantes. “Santa Fe, aunque no está en su mejor momento, tiene mucho para ofrecer y esto trae beneficio a los habitantes del pueblo. Tenemos playas, paseos a las islas, ríos y montañas”.

Piuzzi asegura que la peligrosidad en la zona ha disminuido en comparación al pasado, pero es importante mencionar que, según el Informe Anual Regional de Violencia 2021 presentado por el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) en Sucre, hubo un incremento de hechos delictivos en las carreteras nacionales y locales en el segundo semestre del año pasado, mientras que las acciones de los Grupos Armados No Estadales (Gane) han aprovechado las condiciones costero-fronterizas del territorio sucrense y el deterioro de la calidad de vida de la población para consolidar su actuación irregular.

Fe en el turismo

A pesar de los pésimos servicios públicos, la escasez de gasolina, la inseguridad y la desidia en el sistema sanitario, tienen un gran terreno ganado en Santa Fe, pues los turistas nacionales y extranjeros siguen viendo con buenos ojos visitar esta población.

 

Mercado periférico Santa Fe

 

Según la presidenta de la Asociación de Prestadores de Servicio, Comercio y Turismo de Santa Fe, Cecilia Sucre, en el asueto de Carnaval 2022 todas las posadas y sitios de alojamiento estuvieron al tope de su capacidad y para esta Semana Santa 2022 también se espera gran afluencia de temporadistas, lo que se traduce en ingresos para la parroquia.

Este escenario mantiene viva la fe y el optimismo de sus pobladores de mejorar las precarias condiciones en las que allí habitan tras el olvido de alcaldes y gobernadores chavistas que han dirigido las riendas de la geografía sucrense.

Agricultura con “grandes dificultades”

Para el dirigente Raúl Antuare, el sector agrícola de la parroquia Santa Fe presenta “grandes dificultades” en relación a la vialidad, el servicio eléctrico, la gasolina y la ausencia de financiamiento. Detalló que el sector del Turimiquire tiene más de 20 años con huecos en las carreteras que dificultan el acceso de la maquinaria pesada, por lo que imposibilita extraer los diversos rubros que allí se producen.

 

Hospital de Santa Fe quedó inconcluso

 

Antuare hace un llamado a los funcionarios del régimen de Nicolás Maduro y a las instituciones a brindar apoyo a este importante sector productivo para mejorar sus condiciones de vida y la calidad de los productos y servicios que ofrecen a la colectividad. Indicó que ante los niveles de pobreza han recurrido a la organización de ferias campesinas y agrícolas para ofrecer alimentos a bajo costo.

Más de 1.600 productores, de distintos rubros en zonas como Nurucual, Playa Colorada, Arapo y Arapito, padecen la negligencia del chavismo desde hace años. En Santa Fe, territorio ubicado entre Cumaná y Guanta, se produce casabe, arroz, café, entre otros rubros, pero la inestable distribución de combustible y la ausencia de maquinarias de trabajo ha ocasionado pérdidas incuantificables para los agricultores.