Elecciones Francia: Le Pen sale airosa de un debate en el que Macron es considerado vencedor

El debate entre Emmanuel Macron y Marine Le Pen. EFE/EPA/LUDOVIC MARIN / POOL MAXPPP OUT

 

 

 

 

La ultraderechista francesa Marine Le Pen se enfrentaba en el debate electoral de este miércoles no tanto al liberal Emmanuel Macron como a sí misma y, pese a superar su intervención de 2017, no logró imponerse en un duelo dialéctico en el que el actual presidente fue visto como vencedor.

Una encuesta del instituto demoscópico Elabe para el canal BFM TV y el periódico L’Express avanzó que el jefe de Estado resultó más convincente para seis de cada diez espectadores, afianzando así la ventaja que los sondeos sobre intenciones de voto le otorgan de cara a la segunda vuelta de este 24 de abril.

El mandatario saliente llegó a su primer careo electoral con Le Pen hace cinco años como aspirante novel y fuera del sistema, y en este su rol como inquilino del Elíseo le hizo estar más encorsetado pero al mismo tiempo con mayor dominio de los temas sobre la mesa.

Por ello, el fundador y dirigente de la agencia de comunicación política Plebiscite, Laurent Rossini, cree que resultó el ganador “indiscutible” de la noche, que congregó ante las pantallas a 15,6 millones de personas, la audiencia histórica más baja de este tipo de encuentros, según explicó a Efe. .

Le Pen debía superar el estigma de su cara a cara anterior, donde le pasaron factura sus lagunas en materia económica, su agresividad verbal y la sorna con la que intentó desestabilizar a Macron, que buscaba el poder tras haber dimitido como ministro de Economía.

El objetivo de la aspirante, según Rossini, era “no salirse de su puesto y parecer presidenciable”. Pero esa prudencia tanto en sus palabras como en su expresión corporal provocó que finalmente no ahondara demasiado ni en sus críticas ni en sus propuestas.

“Cuando soy incisiva se me dice que lo soy mucho y cuando no demasiado que lo soy poco. Es imposible presentar un proyecto tan completo como el mío en apenas hora y veinte”, dijo ella este jueves en un desplazamiento electoral en la localidad de Roye, donde se autoerigió como candidata “de la Francia que trabaja”.

Macron, a juicio de su rival, se mostró arrogante: “Es algo que no sorprende a los franceses, que sufren su desprecio desde hace cinco años. Creo que se van a movilizar para poner fin a un primer mandato devastador y que han entendido que el segundo será todavía peor”, sostuvo.

La arrogancia, la actitud condescendiente, era a su vez la losa que pesaba sobre el jefe de Estado, cuyo quinquenio ha estado marcado por una fuerte contestación, primero en manos de los “chalecos amarillos” y después entre los contrarios a su gestión de la pandemia.

Un sondeo divulgado por el instituto demoscópico Harris Interactive horas antes del debate apuntaba que aunque Macron es visto como alguien autoritario (67 %) y dinámico (65 %), su punto débil radica en saber entender las preocupaciones de los franceses (34 %).

A le Pen, calificada de decidida (78 %), valiente (69 %) y autoritaria (69 %), le falla no conseguir ser identificada como alguien capaz de representar bien a Francia en el extranjero (40 %) o de ser una potencial buena presidenta (44 %).

El presidente, según Rossini, no asumió ningún riesgo este miércoles por la noche “porque no le beneficiaba hacerlo”, y su lenguaje no verbal lo mostró más cómodo que su contrincante, que dijo ser una patriota y defender a Francia y a los franceses y le reprochó considerarse el “Mozart de las finanzas”.

Está por ver ahora si su duelo dialéctico influye en las opiniones de la ciudadanía: en el barómetro efectuado a su término por OpinionWay-Kéa Partners para el diario Les Echos, Macron mantiene su ventaja con el 56 % de las intenciones de voto, frente al 44 % de Le Pen.

EFE