Las pasarelas de Punto Fijo son un “columpio” y un inminente peligro para conductores y peatones (FOTOS)

La pasarela que está frente al terminal tiene huecos en el piso y en el barandal. Carece de alumbrado

 

 

 

Dos pasarelas ubicadas en Punto Fijo, estado Falcón, se balancean con la brisa característica de la zona y ponen en riesgo a conductores y transeúntes.

Por Corresponsalía lapatilla.com

Las infraestructuras están ubicadas en la Zona Franca de Paraguaná y el terminal de pasajeros de Punto Fijo. Fueron instaladas por la gran movilidad de personas en estas zonas y así evitar que los peatones cruzaran la avenida intercomunal Alí Primera, donde han sido arrolladas varias personas cuando intentan cruzar de un lado a otro.

 

La pasarela de la Zona Franca beneficiaba a más de 3.000 trabajadores del lugar, pero la dejaron de usar por sus precarias condiciones

 

La pasarela, ubicada en la Zona Franca de Paraguaná, se mueve con la brisa, y los más de 3.000 trabajadores que prestan servicios en las diferentes empresas del lugar, prefieren no usarla y cruzan la autopista. Además, el lugar es entrada y salida de transporte de carga, ya que también está ubicado el galpón donde se distribuyen las bolsas Clap a todo el país.

 

 

La infraestructura está a punto de ceder y justo debajo de ella quedan las paradas del transporte público. Las mismas condiciones registra la pasarela del terminal de Punto Fijo, que fue construida junto a lo que en su momento se catalogó como el terminal más moderno del país, situación que ha ido cambiando con los años ante la falta de mantenimiento.

 

 

En esta pasarela se han reportado atracos de personas que llegan al terminal y cruzan a los sectores vecinos con sus maletas. Sin embargo, la gente ha dejado de usarla, tanto por los robos como por el peligro y el temor de “salir volando” con la fuerte brisa que mueve a la estructura. Además, quedó sin alumbrado, por lo que muchos usan sus celulares como linternas.

 

 

Andrea Noguera cruzó con su papá la autopista por donde, además, atraviesan los tubos de agua que recorren la ciudad. Contó que viven en Las Margaritas, sector adyacente al terminal, y cuando llegan de algún lugar, cruzan la autopista. “Preferimos cruzar agarrados de la mano que subir esa pasarela que se mueve, tiene huecos y no tiene luz. Además, han atracado a la gente que la usa y eso es lo que da más miedo. Los malandros se comunican entre sí con silbidos y unos esperan abajo para después huir con las cosas que uno trae”, dijo.

 

 

Hizo el llamado a las autoridades a resguardar el lugar y a mejorar la pasarela que puede caer, incluso, encima de los carros que transitan por el lugar. “Es un gran peligro y está a punto de pasar una desgracia”.