Una cisterna, un hotel y una desaparecida: Similitudes entre casos de Debanhi Escobar y Elisa Lam

Ambos casos de desaparición están llenos de inconsistencias y dudas (Fotos: Archivos WEB / Tw @marzipanwithv / Tw @BMantenido)

 

Debanhi Escobar desapareció la madrugada del 9 de abril de 2022 en un tramo de la carretera Nuevo Laredo – Monterrey, al norte de México; tenía 18 años cuando asistió junto a sus amigas a una fiesta en una Quinta localizada en el municipio Escobedo del mismo estado, no obstante, nunca regresó a su hogar.

Por: Infobae

Elisa Lam era una joven canadiense de ascendencia china, tenía 21 años y se encontraba de viaje en la ciudad norteamericana de Los Ángeles cuando sus padres tuvieron por última vez contacto con ella, al igual que Debanhi, nunca volvió a su casa.

Los casos de Elisa Lam y Debanhi Escobar conmocionaron la ciudadanía por sus inconsistencias y similitudes pues, aunque sucedieron con al menos siete años de diferencia y a miles de kilómetros de distancia, ambas jóvenes desaparecieron en contextos similares, con cabos sueltos y desafortunadamente con un principal factor en común: la impunidad.

Las últimas imágenes de Debanhi Escobar y Elisa Lam

 

La primera similitud en ambos casos recae en las últimas fotografías que existen de ambas jóvenes. En el caso de Debanhi, el supuesto conductor de “confianza” que debería haberla llevado a salvo a su casa capturó el momento en el que la abandonó en la carretera durante las primeras horas del sábado 9 de abril de 2022. Aquella misteriosa imagen dejó varias interrogantes sobre el caso para sus familiares, amigos y todas las personas que siguieron el caso de la joven estudiante de derecho.

¿Por qué el conductor dejó a una mujer adolescente en medio de la noche en una vialidad que popularmente es conocida como “la carretera de la muerte”? ¿por qué le tomó una fotografía antes de abandonarla? ¿a dónde fue Debanhi después de haberse bajado del carro que la transportaría a su hogar? las interrogantes siguen rondando el caso, pero la incompetencia de las autoridades mexicanas ha propiciado que se encuentren más dudas que respuestas.

En el caso de Elisa Lam, la joven de 21 años cumplía su sueño de conocer la ciudad de Los Ángeles, viajaba sola y se comunicaba constantemente con sus padres para platicarles el avance de su travesía hasta que de un día para otro, perdió contacto con ellos. La falta de comunicación con su hija alertó a sus progenitores quienes de forma casi inmediata se comunicaron con autoridades estadounidenses para comenzar la búsqueda, lo que los llevó a unas perturbadores imágenes de la canadiense al interior de un elevador del Hotel Cecil.

En las imágenes aparece Elisa Lam al interior de un ascensor del hotel en donde se encontraba hospedada, con un comportamiento sumamente extraño pues se le aprecia con aparente miedo. En repetidas ocasiones la joven canadiense de 21 años se asoma en la puerta y trata de esconderse al interior del elevador, posteriormente desciende del mismo y esa es la última imagen de ella con vida.

¿De quién se escondía Elisa Lam? ¿por qué se comportaba de una forma tan extraña? ¿por qué todo el tiempo que buscó esconderse las puertas del elevador no se cerraron? son algunas de las interrogantes que desde 2013 no se han podido esclarecer sobre el caso.

Motel Nueva Castilla y Hotel Cecil

 

 

Tanto en el caso de Elisa Lam como en el de Debanhi Escobar juega un papel importante el sitio en donde encontraron sus cuerpos: el Hotel Cecil y el Motel Nueva Castilla.

Para Debanhi, quien se encontraba sola en medio de la carretera a altas horas de la madrugada, el Motel Nueva Castilla pudo haber sido una opción para pedir ayuda para regresar a su hogar, puesto que se encontraba a escasos metros del sitio a donde había asistido a una fiesta y de donde el supuesto conductor la había abandonado, no obstante, lo único que encontró que dicho hotel de paso fue la muerte.

Durante el tiempo que duró su búsqueda, el motel fue inspeccionado al menos en dos ocasiones por elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) quienes aseguraron haber revisado cuarto por cuarto y los terrenos aledaños con binomios caninos, no obstante, durante sus primeras pesquisas no obtuvieron señal alguna de que Debanhi se encontrara en dicho sitio.

Por su parte, Elisa Lam se hospedó en 2013 en uno de los hoteles más polémicos y aterradores de la ciudad de Los Ángeles. El Hotel Cecil fue escenario de múltiples crímenes, hogar de asesinos seriales e incluso el lugar ideal para que diferentes personas realizaran rituales de dudosa índole. Sin embargo, para Elisa resultó ser una opción viable por su ubicación céntrica y bajos costos.

Tras la desaparición de la joven canadiense, autoridades estadounidenses revisaron la habitación del Hotel Cecil en donde se había hospedado, no obstante, no lograron encontrar indicio alguno de que la cerradura hubiera sido forzada, así como ningún rastro de sangre o pista que pudiera indicarles donde se encontraba Elisa Lam, por lo que, indiferentes a la preocupación de sus padres, cerraron la investigación.

El cuerpo de ambas jóvenes fue encontrado en la cisterna de los hoteles

 

 

Debanhi Escobar estuvo desaparecida durante 13 días mientras que los familiares de Elisa Lam no tuvieron noticias sobre ella durante dos semanas; los cuerpos de ambas jóvenes fueron encontrados en la cisterna de los hoteles en donde se les había visto por última vez.

La noche del jueves 21 de abril, autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE) informaron a los padres de Debanhi sobre el hallazgo del cuerpo de una mujer en una de las cisternas del Motel Nueva Castilla, lugar en el que supuestamente las autoridades mexicanas ya habían realizado una exhaustiva búsqueda al ser un sitio cercano a la desaparición de la joven de 18 años.

De acuerdo con el reporte, fueron los empleados del Motel quienes informaron de un olor fétido proveniente de la cisterna; en primera instancia la Fiscalía General del Estado (FGE) manejó que Debanhi, en aparente estado de ebriedad, cayó por sus propios medios al interior de la cisterna. No obstante, su padre Mario Escobar y la ciudadanía, que entienden la emergencia de seguridad que las mujeres en México atraviesan, descartaron por completo la versión de las autoridades, quienes después informaron que la causa de muerte de la joven de Nuevo León fue una contusión craneal.

En lo referente al caso de Elisa Lam, fueron los huéspedes del Hotel Cecil quienes reportaron que el agua de las habitaciones tenía un sabor desagradable y un olor extraño, así como una consistencia viscosa y un misterioso color marrón. De este modo, encargados de mantenimiento del Hotel Cecil revisaron uno por uno los tanques de agua del sitio, siendo el último en donde encontraron el cuerpo de la joven canadiense en un avanzado estado de descomposición.

La policía de Los Ángeles procedió a extraer el cuerpo de Elisa Lam de la cisterna del Hotel Cecil, no obstante, hasta la fecha no han podido esclarecer como es que llegó ahí puesto que, además de las grabaciones del ascensor, no existe ninguna otra imagen de Elisa Lam en hotel, ni tampoco hay testigos o pista alguna de que alguien estuvo con ella. Asimismo, era imposible que ella llegará por sus propios medios hasta la cisterna pues para acceder a esa parte del hotel era necesario contar con una tarjeta de acceso.

Autoridades estadounidenses reportaron que la causa de muerte de la joven de 21 años fue por ahogamiento, aunque al no haber un culpable al cual perseguir manejaron la versión de que se había tratado de un suicidio. No obstante, esa información fue desmentida por lo padres de Elisa Lam quienes aseguraron que su hija no padecía ningún tipo de trastorno mental, del mismo modo, los exámenes toxicológicos del cuerpo revelaron que la canadiense no había consumido ningún tipo de medicamento o droga que haya motivado su extraño comportamiento.

La indiferencia de las autoridades, la falta pruebas, investigaciones deficientes e impunidad son algunos de los factores que han propiciado que, a más de siete años de su fallecimiento, aún no haya ningún responsable por la muerte de Elisa Lam en Los Ángeles. Desafortunadamente, el caso de Debanhi Escobar ha seguido muchos de los pasos por los que el de Elisa Lam pasó, pese a ello, sus padres exigen justicia y el esclarecimiento de los hechos para dar con el responsable de la muerte de su hija.