Maestros estadales en Carabobo quedaron con una mano atrás y otra adelante

Cortesía

 

Maestros estadales se concentraron este lunes en la Inspectoría del Trabajo “César Pipo Arteaga” de Valencia para denunciar la suspensión del salario a unos 200 maestros estadales en Carabobo.

Por: Corresponsalía La Patilla

Luis Guillermo Padrón, presidente de la junta sindical transitoria del Sindicato Venezolano de Maestros en Carabobo (Sinvemaca), manifestó que estos docentes fueron removidos de sus puestos de trabajo de forma injustificada.

Indicó que en algunos casos, los directivos y supervisores alegaron que los educadores supuestamente habían abandonado el cargo y les prohibieron la entrada a los planteles.

“Doscientos docentes fueron despedidos injustificadamente, algunos tienen reposo hace cuatro años, otros fueron despedidos y no los dejaron entrar en la escuela para que firmaran asistencia (…) Cuando llegaba el docente a preguntar por su estado laboral, le decían que se fuera porque había hecho abandono de cargo cuando realmente lo que hicieron fue fabricar un expediente falso, viciado para que no entrara a las aulas”, aseguró.

Padrón señaló que la problemática se ha repetido en los últimos cuatro años. Recordó que en 2021 consignaron un documento en la Inspectoría del Trabajo. A raíz de eso algunos casos fueron resueltos, pero las injusticias no cesaron.

Francis Olivares, docente con 17 años de servicio, indicó que en diciembre de 2021 introdujo un reposo médico en la escuela en la que trabaja en Naguanagua, así como también en la secretaría de Educación de la Gobernación de Carabobo, pero a pesar de que el documento fue firmado y sellado por las autoridades, le suspendieron su salario.

“Yo tramité toda mi parte legal por la secretaría de Educación y me suspendieron el sueldo injustificadamente. El informe médico tiene la firma y el sello de secretaría, donde dice mi condición muy riesgosa para estar de pie, porque estoy en espera de una tercera operación de mi cervical. Yo no puedo escribir ni bajar la cabeza, tengo que tener una enfermera que me ayude”, afirmó.

Los docentes lamentaron que su calidad de vida vaya en detrimento, debido a que se les hace imposible cubrir sus gastos básicos tras la falta de salario.

Exigieron a las autoridades regionales dar respuesta efectiva a la problemática que afecta a los profesionales de la educación.