Las cinco teorías conspirativas que Putin fomentó y terminó creyéndose

Mladen Antonov/AFP via Getty Images

 

 

La Rusia de Vladimir Putin se deja llevar por las teorías conspirativas.

Por The New York Times

Durante dos décadas, periodistas y funcionarios, de acuerdo con el Kremlin, han difundido alegremente la desinformación.Por muy inverosímiles o fantásticas que fueran -que la CIA estuviera conspirando para desalojar al Sr. Putin del poder, por ejemplo-, estas historias servían a un propósito obvio: reforzar el régimen y garantizar el apoyo público a sus acciones. Independientemente de las opiniones personales de los miembros de la clase política, parecía claro que las teorías no jugaban ningún papel en los cálculos políticos. Eran historias diseñadas para dar sentido a lo que el régimen, para sus propios fines, estaba haciendo.

Ya no es así. Desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, hace dos meses, la brecha entre la teoría de la conspiración y la política del Estado se ha cerrado hasta desaparecer. El pensamiento conspirativo se ha apoderado por completo del país,de arriba a abajo, y ahora parece ser la fuerza que motiva las decisiones del Kremlin. Y el Sr. Putin -que antes se mantenía alejado de las teorías conspirativas, dejando su circulación a los medios de comunicación estatales y a los políticos de segundo rango- es su principal promotor.

Es imposible saber qué hay dentro de la cabeza del Sr. Putin, por supuesto. Pero a juzgar por sus belicosos y apasionados discursos antes de la invasión y desde entonces, es posible que crea en las teorías conspirativas que repite. He aquí cinco de las teorías más frecuentes que el presidente ha respaldado, con creciente fervor, durante la última década. En conjunto, cuentan la historia de un régimen que se está desintegrando en un pantano de desinformación, paranoia y mendacidad, con un coste terrible para Ucrania y el resto del mundo.

Occidente quiere repartir el territorio de Rusia

En 2007, en su conferencia de prensa nacional anual, a Putin le hicieron una extraña pregunta. ¿Qué pensaba sobre el comentario de la ex secretaria de Estado estadounidense Madeleine Albright de que las riquezas naturales de Rusia deberían ser redistribuidas y controladas por Estados Unidos? Putin respondió que tales ideas eran compartidas por “ciertos políticos”, pero que él no estaba al tanto del comentario.

Eso es porque era totalmente inventado. Los periodistas de Rossiyskaya Gazeta, un periódico estatal, habían inventado la cita alegando que la inteligencia rusa era capaz de leer la mente de la Sra. Albright.Durante años, no parecía haber ninguna mención al respecto. Luego, en 2015, el secretario del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa, Nikolai Patrushev, la repitió. Informó con serenidad de que ella había dicho que Rusia no debía controlar Siberia ni su Extremo Oriente, y que por eso Estados Unidos estaba involucrado en Ucrania, donde Rusia estaba ocupada fomentando un conflicto en la parte oriental del país. En ese momento dio la impresión de que la colega del Sr. Putin había perdido el rumbo.

Pero en mayo de 2021, Putin demostró que la teoría no se había olvidado. Todo el mundo, declaró el presidente, “quiere mordernos o arrancarnos un trozo de Rusia” porque “es injusto que sólo Rusia posea las riquezas de una región como Siberia”. Una cita inventada se había convertido en un “hecho”, legitimando el enfoque cada vez más hostil del Sr. Putin hacia Occidente.

La OTAN ha convertido a Ucrania en un campo militar

La OTAN es la peor pesadilla de Putin: sus operaciones militares en SerbiaIrak y Libia han sembrado el temor de que Rusia sea el próximo objetivo de la alianza militar. También es un conveniente hombre del saco que anima al elemento antioccidental del electorado de Putin. En su retórica, la OTAN es sinónimo de Estados Unidos, la mano militar del “Occidente colectivo” que asfixiará a Rusia cuando se debilite.

Así que tiene sentido que la OTAN sea objeto de algunas de las teorías conspirativas más persistentes del régimen, que ven la mano de la organización detrás de los levantamientos populares en todo el mundo. Desde 2014, se han centrado en Ucrania. Desde la revolución ucraniana del Maidan de ese año, en la que los ucranianos forzaron la destitución del partidario de RusiaVíktor YanukóvichPutin y sus subordinados propagaron la noción de que Ucrania se estaba convirtiendo en un estado títere bajo el control de Estados Unidos. En un largo ensayo publicado en julio de 2021, el Sr. Putin dio plena expresión a esta teoría, afirmando que Ucrania estaba totalmente controlada por Occidente y que la OTAN estaba militarizando el país.

Su discurso del 21 de febrero, pocos días antes de la invasión, confirmó que las actividades de la OTAN en Ucrania -que arrastraban al país a la órbita de Occidente- eran, para el Sr. Putin, la principal razón de la agresión rusa. De manera crucial, la OTAN era lo que dividía a rusos y ucranianos, que por lo demás, en su opinión, eran un solo pueblo. Fue la actividad militar de Occidente la que convirtió a Ucrania en un país antirruso, que alberga enemigos que pretenden la humillación de Rusia.

La oposición quiere destruir a Rusia desde dentro – y está respaldada por Occidente

La OTAN y Occidente no sólo amenazan a Rusia en el exterior. También causan problemas en el interior. Desde al menos 2004, el Sr. Putin ha desconfiado de la oposición interna, temiendo una revolución al estilo ucraniano. La Rusia fortaleza, siempre socavada por los enemigos extranjeros, se convirtió en una característica de la propaganda del Kremlin. Pero fue la revolución de Maidan la que provocó una confluencia en los mensajes del Kremlin: los disidentes no sólo traían la discordia a Rusia, sino que además lo hacían bajo las órdenes de OccidenteEl objetivo era convertir a Rusia en un caos como el de Ucrania.

En esta línea de pensamiento, las fuerzas de la oposición eran una quinta columna que se infiltraba en la patria, que por lo demás era pura, lo que llevó a marcar a activistas, periodistas y organizaciones como agentes extranjeros. Aunque el Sr. Putin nunca se atrevió a pronunciar el nombre de su más acérrimo crítico, Alexei Navalny, Putin declaró que el Sr. Navalny era un agente de la C.I.A.cuyo trabajo de investigación utilizaba “materiales de los servicios especiales de Estados Unidos”. Incluso el envenenamiento del Sr. Navalny en agosto de 2020 fue, según el presidente, un complot perpetrado para ensuciar la reputación del Sr. Putin.

La limpieza de la oposición doméstica – emprendida despiadadamente por el Kremlin en los últimos años – puede verse ahora como un requisito previo para la invasión de Ucrania.Desde que comenzó la guerra, se han cerrado los últimos vestigios de medios de comunicación independientes y cientos de miles de personas han huido de Rusia. Cualquier crítica a la guerra puede llevar a los rusos a la cárcel durante 15 años y ganarles el título de traidores, que trabajan nefastamente al servicio de los enemigos occidentales de Rusia. En una señal de que la asociación de la disidencia con los enemigos extranjeros es ya completa, los partidarios del Sr. Putin han empezado a marcar las puertas de los activistas de la oposición.

El movimiento global L.G.B.T.Q. es un complot contra Rusia

Esta afirmación -captada crudamente por la declaración del Sr. Putin de que en Occidente “los niños pueden desempeñar cinco o seis papeles de género”, lo que amenaza a la “población central” de Rusia– se ha estado gestando durante una década. Un caso penal en 2012 contra Pussy Riot, una banda de punk anárquica crítica con el régimen, fue el punto de inflexión. El Kremlin trató de presentar a la banda y a sus seguidores como un conjunto de provocadores sexualmente subversivos cuyo objetivo era destruir la Iglesia Ortodoxa Rusa y los valores tradicionales. Las denuncias se extendieron a organizaciones no gubernamentales extranjeras y a activistas de L.G.B.T.Q., acusados de corromper a los rusos desde la infancia. Pronto, el alarmismo contra L.G.B.T.Q. se convirtió en un pilar fundamental de la política del Kremlin.

Fue notablemente eficaz: en 2020, una quinta parte de los rusos encuestados dijeron que querían “eliminar” a las lesbianas y los gays de la sociedad rusa. Respondían a una campaña de propaganda, llevada a cabo por los medios de comunicación estatales, en la que se afirmaba que los derechos de los gays y lesbianas eran una invención de Occidente, con el potencial de destrozar la estabilidad social rusa. Putin, al presentar el manifiesto de su partido de cara a las elecciones parlamentarias de 2021, fue un paso más allá: afirmó que, cuando en Occidente no se intentaba abolir el concepto de género, se permitía que los profesores de las escuelas decidieran el sexo de los niños, independientemente de los deseos de los padres. Se trata, dijo, de un crimen contra la humanidad.

Las actitudes progresistas de Occidente respecto a la diversidad sexual acabaron por jugar a favor del esfuerzo bélico ucraniano. En marzo, el Patriarca Kirill, jefe de la Iglesia Ortodoxa Rusa, afirmó que la invasión era necesaria para proteger a los rusoparlantes de Ucrania de un Occidente que insiste en que cualquier participante en su club de naciones celebre una marcha del orgullo gay. Las supuestas depredaciones de los derechos de los L.G.B.T.Q. tenían que ser respondidas con la fuerza justa.

Ucrania está preparando armas biológicas para usarlas contra Rusia

Esta teoría de la conspiración, la más reciente de las grandes patrañas del Kremlin, ha florecido desde el comienzo de la guerra, aunque se hace eco de las declaraciones de Putin en 2017, cuando acusó a los expertos occidentales de recoger material biológico de los rusos para experimentos científicos.

En la segunda semana de la guerra, los blogueros afines al régimen y luego políticos de alto rango, incluido el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, afirmaron que la inteligencia rusa había obtenido pruebas de que Estados Unidos y Ucrania estaban desarrollando armas biológicas -en forma de murciélagos y pájaros enfermos- para propagar virus en Rusia. El Ministerio de Defensa sugirió que había desenterrado documentos que confirmaban la colaboración.

Para añadir peso a la afirmación, los medios de comunicación estatales repitieron un comentario hecho por Tucker Carlson, un presentador de Fox News, de que la Casa Blanca estaba involucrada en la guerra biológica contra Rusia en Ucrania. No había, por supuesto, ninguna prueba creíble de nada de eso. Pero la historia se extendió por toda Rusia, y el Kremlin incluso convocó una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para discutirla. Después de todo, Hunter Biden probablemente lo estaba financiando.

Todas estas cinco teorías conspirativas, y muchas más, han encontrado su lugar en la Rusia de la guerra. Se utilizan para justificar la guerra en Ucrania, tanto por los ciudadanos de a pie como por el Kremlin. Además, las teorías de la conspiración se han convertido en una forma de rechazar las crecientes pruebas de las atrocidades rusas, que en su lugar se presentan como trampas extranjeras. Los crímenes de Bucha, por ejemplo, se achacaron inmediatamente a los ucranianos, que aparentemente escenificaron las fotos o mataron a personas inocentes para poner en marcha el ejército ruso. Mientras tanto, se cree que Hollywood está trabajando duro para producir escenas de envenenamiento masivo para desacreditar aún más a Rusia. La CIA está tejiendo su red.

De las batallas de palabras en los programas de entrevistas y en línea, las teorías de la conspiración se han convertido efectivamente en un arma que mata a personas reales. Eso ya da bastante miedo. Pero lo más aterrador es que el Sr. Putin, haciendo la guerra sin freno, parece creerlas.