Lo que la lluvia se llevó en Zulia: detalles de una tragedia que deja a miles de afectados

Inundaciones en el municipio Catatumbo

 

 

 

 

La situación en los municipios Sucre, Colón, Catatumbo y Francisco Javier Pulgar en el Zulia es dramática y tensa. Solo en Sucre se contabilizan unas 3.000 familias damnificadas como consecuencia de las lluvias. Se calcula que alrededor de 2.000 hectáreas de unidades de producción de plátanos están perdidas.

Corresponsalía lapatilla.com 

Los pueblos santos de San José de Heras y San Antonio están inundados por la crecida del caudal de los ríos Tucaní, Pimpinillo, Arenoso y el caudal de otros ríos ubicados en la cordillera andina.

En Sucre, se habilitaron seis refugios para albergar a las familias que tuvieron que salir de sus casas para preservar la vida. Los sembradíos, enseres y objetos de valor sentimental se perdieron.

Jhonny González, alcalde del municipio Sucre, hizo un llamado al gobierno nacional a que unan esfuerzos para solventar esta dramática situación lo más pronto posible. En esta localidad el brote de paludismo va en ascenso producto de las fuertes lluvias. Se conoció que alrededor del 23% de la población de El batey está padeciendo esta enfermedad.

La temporada de lluvia continuará en el Zulia y es por esta razón que las autoridades municipales y locales claman por el apoyo del régimen con la maquinaria necesaria para el dragado de los ríos. Esto ayudaría a bajar el nivel del agua en el eje del Sur del Lago .

En el municipio Catatumbo, las familias afectadas se elevan a 1.000, mientras que alrededor de 20.000 hectáreas productivas están bajo el agua. El caos reina en la zona y existe el temor de que el agua desbordada por la crecida que ya rompió del dique del río Zulia, continúe extendiéndose en la zona ocasionando mayores daños.

Según un poblador de Catatumbo, si el agua sigue corriendo dentro del municipio, pudiera estar muy cerca de llegar al kilómetro 33, donde se encuentra una central termoeléctrica que abastece de servicio a toda la jurisdicción, incluyendo al municipio Jesús María Semprún.

“Se podría generar una desgracia peor y morir gente si esto ocurre. Nos urge que el régimen deje de hablar tanto y haga algo por nosotros. Anoche Maduro habló en cadena y no anunció acciones para esta importante y destruida zona agrícola del país”.

Sembradíos bajo el agua

Inundaciones en el municipio Catatumbo

 

 

 

Los ganaderos y productores lamentan la situación, haciendo del conocimiento público que llevan cinco años solicitando los permisos a las autoridades para que los dejaran trabajar en el mantenimiento del dique, pero la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI) se los negó.

En el municipio Colón, las lluvias no cesan y se rompieron los diques del río Chama, que ha arrasado con todo lo que han conseguido a su paso, incluyendo siembras de plátano, parchita, guayaba, entre otros rubros que se cultivan en la zona.

En este municipio está a punto desaparecer el sector La Fortuna, que por segundo año consecutivo es la zona más afectada por las precipitaciones, y se prevé que los daños hasta ahora sean irreparables. El sector solo quedará en el recuerdo de quienes durante años vivieron allí.

Otra deuda que se apunta el régimen con el pueblo zuliano, es la falta de atención y trabajos en el Sur del Lago, que abastece el 78% del mercado nacional con plátano y el 100% del consumo regional.

El gobernador del Zulia, Manuel Rosales, declaró “alerta máxima en el Sur del Lago” por las inundaciones. Varias comisiones multidisciplinarias de trabajo se desplegaron en la zona para atender la situación.

En Maracaibo se activaron varios centros de acopio para recolectar alimentos, agua potable, ropa y comida para enviar a los habitantes del corredor del Sur del Lago .

El presidente de la Asociación de Ganaderos de El Guayabo (Argag), Nelson Urdaneta, pidió apoyo urgente para atender la contingencia. Hasta el momento informaron que hay 30.000 hectáreas bajo agua y un “número incuantificable” de animales muertos en el municipio Catatumbo.