El crimen de Debhani Escobar, la joven que apareció muerta en una cisterna tras ser traicionada por sus amigas

Instagram/@debanhi.escobar

 

El 8 de abril, Debanhi Escobar, de 18 años, acudió a un fiesta con amigas en la Quinta San Lorenzo, en Nuevo León, México. Alrededor de las 01.40 del 9 de abril, la joven decidió ir a otra fiesta porque la de sus amigos ya había terminado. Así llegó a la Quinta El Diamante, localizada a solo 67 metros del lugar donde se llevaba a cabo la primera reunión. Tres horas después, salió sola y pidió un coche a través de una aplicación, del que podría haberse bajado por el acoso que estaba sufriendo.

Por abc.es

A pesar de que al comienzo de la investigación la Policía requisó el motel Nueva Castilla, cercano al lugar en donde el conductor del taxi la abandonó, los primeros resultados no fueron positivos.

La alarma saltó cuando los empleados de ese lugar avisaron de que salía un «olor fétido» desde una alcantarilla que se utilizaba para una antigua piscina que ya no estaba en uso.

Un equipo de buzos rescató el cuerpo de Debahni que estaba en una cisterna del motel. Trece días después de ser vista por última vez Debahni aparecía muerta cuatro metros de profundidad, en el kilómetro 15,5 de la carretera de Monterrey a Nuevo Laredo, un lugar que ya había sido revisado intensamente por la Policía. Había sido asesinada.

Pelea con sus amigas

Según reveló la Fiscalía General del Estado de Nueva León, la joven, que estudiaba derecho y era hija única, murió como consecuencia de traumatismo craneal y no tenía signos de ahogamiento.

Mario Escobar, el padre de Debahni, aseguró en una entrevista con la periodista Azucena Uresti que la Fiscalía le mostró varios vídeos, incluso uno en el que se ve a la adolescente tener una pelea con sus amigas en la fiesta en la que se encontraba momentos antes de desaparecer. En una de las grabaciones, aseveró el hombre, se puede ver cómo una de las amigas le tiró del pelo agresivamente al salir del lugar.

«Taxista de confianza» y última fotografía

Después de esta agresión, fue cuando las chicas le solicitaron a un «taxista de confianza» que la llevara a su casa. Este hombre fue quien hizo la última foto de la joven que se viralizó y la muestra sola, en plena oscuridad y en medio de la ruta.

El conductor, que es empleado de una aplicación de taxis, supuestamente tomó la fotografía para tener una prueba de que Escobar estaba viva al bajar de su vehículo. Sin embargo, de acuerdo con algunos vídeos, este hombre la habría acosado sexualmente al intentar tocarle un pecho dentro del coche y por eso la joven se habría bajado. «Yo supongo que mi hija no aguantó el acoso», declaró el padre de Debanhi.

Entonces ocurre uno de los momentos más confusos del caso: a los padres les llega la foto de la joven sola en la carretera, tomada por el conductor, y enviada por las amigas.

Al salir del taxi y caminar unos metros, Debanhi hizo una llamada, «se le acaba el saldo, la batería, no sé… Y no le contesta la otra amiga», relató Escobar. El teléfono de la joven no fue localizado en un primer momento, pero apareció días en el mismo tanque de agua donde estaba el cuerpo. Aún tiene que ser analizado.

Minutos después de ese momento, una cámara de seguridad la grabó dirigiéndose a una empresa de transportes cercana, al parecer para tratar de comunicarse con alguien aunque no lo consiguió. Ese fue el último rastro que se tuvo de la joven.

Hallazgo del cadáver

La Fiscalía confirmó que en el lugar donde se encontró el cuerpo se realizó una inspección previa en la que participaron diferentes instituciones y la propia familia que «no permitió encontrar el cuerpo ahora localizado», sin ofrecer más detalles del motivo. «Esto no es un circo, mi hija está muerta por gente incompetente (…). Que caiga quien tenga que caer», criticó el padre con firmeza.

Ante alguna de las versiones escuchadas en los último días que apuntaba a la posibilidad de que Debanhi podría haber saltado el muro del motel y caído a la cisterna de cuatro metros de profundidad de manera accidental, Escobar descartó que su hija pudiera haber accedido allí por su propio pie o que se tratara de un accidente.«No se pudo haber subido a la barda [el muro perimetral del hotel]», afirmó. Ante la pregunta de si pudo haber resbalado, dijo: «Es mentira, es totalmente mentira, y se tiene que llegar hasta las últimas consecuencias para que no siga sucediendo esto».

El estado de Nuevo León está bajo el foco nacional en México ante la oleada de desapariciones de mujeres desde hace varias semanas. Más de 20 mujeres, entre ellas adolescentes, han desaparecido en lo que va de año. Son números que engrosan la larga lista de desaparecidos entre hombres y mujeres en la nación.