Rentan habitación de mujer desaparecida en México: las familias de las víctimas buscan recursos para encontrarlas

La habitación de Perla Alondra Bolaños Cruz, desaparecida desde 2014, en el municipio de Santiago Tianguistenco, Estado de México.
CUARTOS VACÍOS

 

El cuarto de Zaira lleva 11 años vacío. Sus paredes de color rosa, un par de peluches en su cama, y sus objetos personales pueden apreciarse en un portal de renta de inmuebles de Ciudad de México. “Experiencia única en hermoso cuarto ubicado en Tlapacoya, Estado de México…”, dice el anuncio. Se trata de Cuartos vacíos, la iniciativa que ha creado la agencia de publicidad FCB México, de la mano con María Elena Solís, fundadora de la Asociación Mexicana de Niños Robados y desaparecidos A.C. (AMNRDAC). El proyecto busca sensibilizar sobre el impacto de la ausencia y las tragedias emocionales y económicas de las familias que tienen a una mujer desaparecida en el país.

Por: El País

Zaira López Maldonado tenía 19 años cuando desapareció. Su madre, Teresa Maldonado, dice en un mensaje en video, que aún la espera: “Quien la tenga, no sabe lo que hizo, porque mata a toda una familia completa. En todos los aspectos”. Teresa cuenta que a partir de que empezó la búsqueda de su hija enfermó de diabetes. Es una realidad que se repite en el entorno familiar de personas desaparecidas, cuando pierden la salud, el trabajo o los recursos económicos que destinan totalmente a la búsqueda de sus seres queridos.

Los anuncios de los cuartos vacíos, como el de Zaira y otras mujeres desaparecidas, sorprendieron a cientos de personas que transitaban por plataformas como Inmuebles 24, Mercado Libre, Vivanuncios, Segundamano, Lamudi o Arbnb, entre otros, donde se oferta una noche en las habitaciones por la cantidad simbólica de 10 pesos mexicanos (50 centavos de dólar). María Elena Solís, representante legal de la AMNRDAC, cuenta que Cuartos vacíos es un llamado de atención: “Esta iniciativa viene a llenar ese vacío. A ser un paréntesis para decir: ¡cuidado, que tú puedes ser el próximo afectado!”. Y señala dos propósitos esenciales de la campaña: ayudar a encontrar a las jóvenes y apoyar a los padres económicamente.

Puedes leer la nota completa en El País