EN IMÁGENES: carreteras del páramo merideño, una guillotina cada vez más “afilada” y peligrosa

Foto Archivo

 

EN IMÁGENES: carreteras del páramo merideño, una guillotina cada vez más “afilada” y peligrosa

Transitar las carreteras del paramo merideño son una verdadera guillotina





 

Más de 20 años de abandono suman las principales vías de acceso al municipio Miranda en Timotes a más de dos mil metros sobre el nivel del mar (msnm) en el estado Mérida.

Por Jesús Quintero / Corresponsalía lapatilla.com

Cristián Toro, habitante de la localidad señaló que la actual situación de las lluvias, aunado a la falta de mantenimiento preventivo y correctivo mantiene comprometida la vialidad en este importante municipio productor de diferentes rubros del campo que abastecen gran parte de los mercados en el interior del país.

Entre tanto, Andrés Ramírez, presidente de la Asociación de Productores Agrícolas de Timotes agregó, que la situación para el gremio agrícola es muy difícil, “diariamente centenares de camioneros salen cargados para llevar las cosechas a las principales cadenas de supermercados del centro, oriente y la región capital, pero las condiciones en las que se encuentran las carreteras retrasa las horas de camino y compromete la vida de los choferes, debido a las condiciones de la troncal 7, también llamada la carretera Trasandina”.

 

 

Evelin Rivera, dirigente social enfatizó sobre el riesgo de quedar incomunicados. “Es parte de la preocupación, pues bien es sabido que es la puerta de comunicación del estado Mérida con el estado Trujillo, y de presentarse un desastre de mayor magnitud con deslizamientos de tierra que comprometa la vialidad, se vería afectada la movilidad y el intercambio comercial que se registra en la zona y que beneficia a ambas localidades”, dijo.

Las fallas de borde, falta de alumbrado público, poca señalética e imprudencia de los conductores ha provocado ya varios accidentes de tránsito.

 

 

Los lugareños denuncian que al sector Piedra Gorda, en la parroquia Timotes, principal vía de comunicación entre los estados andinos, se le han aprobado recursos para el arreglo de las fallas de borde, sin embargo, “no se ha visto” dónde han sido invertido dichos recursos, ya que el problema lleva más de 8 años con esas afectaciones; pasando por los ojos de los gobiernos regionales, municipales y la autoridad nacional como si nada.