Los detalles de la peligrosa relación entre el alzhéimer y las siestas

 

 

 

¿Existe una relación entre el deterioro cognitivo y las siestas diurnas excesivas? Una nueva investigación del Centro de la Enfermedad de Alzheimer de Rush (EE.UU.) sugiere una posible conexión, según un artículo publicado en «Alzheimer’s and Dementia».

Por ABC

Según los investigadores, la conexión parece darse en ambas direcciones: las siestas más largas y frecuentes se correlacionaron con una peor cognición al cabo de un año, y la peor cognición se relacionó con siestas más largas y frecuentes al cabo de un año.

Aron Buchman, neurólogo del Centro Médico de la Universidad de Rush y coautor del artículo, dijo que el estudio aporta pruebas a la cambiante visión de la enfermedad de Alzheimer como un trastorno puramente cognitivo.

«Ahora sabemos que la patología relacionada con el deterioro cognitivo puede causar otros cambios en la función», afirma.

«Es realmente un trastorno multisistémico, que incluye también dificultad para dormir, cambios en el movimiento, cambios en la composición corporal, síntomas de depresión, cambios de comportamiento, etc.»

Los investigadores siguieron a más de 1.400 pacientes durante un máximo de 14 años como parte del Proyecto Rush de Memoria y Envejecimiento y del Estudio de Orden Religioso. Los participantes llevaban un sensor en la muñeca que registraba la actividad de forma continua durante un máximo de 10 días, y acudían una vez al año para someterse a pruebas cognitivas. Cualquier periodo prolongado sin actividad durante el día, desde las 9 de la mañana hasta las 7 de la tarde, se consideraba una siesta.

Para seguir leyendo, clic AQUÍ.