Así es como el cambio climático podría producir una nueva pandemia, según un estudio

Un murciélago Rhinolophus. Imagen de Susan Ellis, Bugwood.org / Imagen de Susan Ellis, Bugwood.org / WIKIPEDIA / BLOG CIENCIAS MIXTAS

 

 

 

A medida que el clima de la Tierra sigue calentándose, los investigadores predicen que los animales salvajes se verán obligados a trasladar sus hábitats, probablemente a regiones con grandes poblaciones humanas, aumentando así drásticamente el riesgo de un salto viral a los humanos que podría conducir a la próxima pandemia.

Esta relación entre el cambio climático y la transmisión viral la describe un equipo internacional de investigación dirigido por científicos de la Universidad de Georgetown (Estados Unidos) publicada en la revista Nature.

Reestructuración del viroma mundial

En su estudio, los científicos llevaron a cabo la primera evaluación exhaustiva de cómo el cambio climático reestructurará el viroma global de los mamíferos. El trabajo se centra en los desplazamientos geográficos, es decir, los viajes que emprenderán las especies al seguir sus hábitats hacia nuevas zonas. Al encontrarse con otros mamíferos por primera vez, el estudio prevé que compartirán miles de virus.

Dicen que estos desplazamientos suponen mayores oportunidades para que virus como el del ébola o los coronavirus surjan en nuevas zonas, lo que hace más difícil su seguimiento, y en nuevos tipos de animales, lo que facilita que los virus salten a través de una especie “escalón” hacia los humanos.

“La analogía más cercana es, en realidad, los riesgos que vemos en el comercio de animales salvajes“, explica el autor principal del estudio, el doctor Colin Carlson, profesor asistente de investigación en el Centro de Ciencia y Seguridad de la Salud Global del Centro Médico de la Universidad de Georgetown.

“Nos preocupan los mercados porque el hecho de juntar animales poco saludables en combinaciones no naturales crea oportunidades para este proceso gradual de aparición, como el salto del SARS de los murciélagos a las civetas, y luego de las civetas a las personas”, añade. “Pero los mercados ya no son especiales; en un clima cambiante, ese tipo de proceso será la realidad en la naturaleza en casi todas partes”.

Para seguir leyendo, clic AQUÍ.