El grave defecto de diseño que condena a los tanques rusos en Ucrania

Un lugareño toma una foto de un tanque ruso T-72 destruido, en la aldea de Dmytrivka en la región de Kiev (REUTERS/Oleksandr Klymenko)

 

La visión de las torretas de los tanques rusos, voladas y en ruinas a lo largo de las carreteras ucranianas, apunta a un problema de diseño de los tanques conocido como “jack-in-the-box”.

Por infobae.com

La falla está relacionada con la forma en que muchos tanques rusos guardan cargan la munición. En estos tanques, incluido el T-72, el vehículo de diseño soviético que se ha utilizado ampliamente en la invasión rusa a Ucrania, los proyectiles se colocan todos en un anillo dentro de la torreta. Cuando un disparo enemigo da en el punto adecuado, el anillo de munición aumenta de temperatura rápidamente y provocar una reacción en cadena, haciendo saltar la torreta del casco del tanque en un golpe letal para los soldados que se encuentren adentro.

“Para una tripulación rusa, si el compartimento de almacenamiento de munición recibe un impacto, todo el mundo está muerto”, dijo Robert E. Hamilton, profesor de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos, añadiendo que la fuerza de la explosión puede “vaporizar instantáneamente” a la tripulación. “Todos esos cartuchos -alrededor de 40, dependiendo de si llevan una carga completa o no- se van a cocer y todos van a morir”.

El secretario de Defensa británico, Ben Wallace, estimó esta semana que Rusia perdió al menos 530 tanques -entre los destruidos y capturados- desde que invadió Ucrania en febrero.

“Lo que estamos presenciando ahora es que los ucranianos se aprovechan de la falla de los tanques”, dijo Samuel Bendett, asesor del Centro de Análisis Navales, un instituto de investigación sin fines de lucro financiado por el gobierno federal. Los aliados occidentales de Ucrania han proporcionado un gran volumen de armas antitanque.

Ucrania también ha estado utilizando variantes de tanques T-72, de fabricación rusa, que se enfrentan al mismo problema. Pero la invasión rusa se ha basado en el despliegue a gran escala de tanques, y Ucrania ha podido defenderse mejor de lo esperado.

La falla habla de una diferencia más amplia en los enfoques entre los ejércitos occidentales y los rusos, dicen los analistas.

 

“Los tanques estadounidenses han priorizado durante mucho tiempo la supervivencia de la tripulación de una manera que los tanques rusos no han hecho”, dijo Hamilton. “Realmente es sólo una diferencia en el diseño del compartimiento de almacenamiento de munición y una diferencia en la priorización”.

La munición en la mayoría de los tanques occidentales puede guardarse bajo el suelo de la torreta, protegida por el pesado casco, o en la parte trasera de la torreta, indicó Hamilton. Aunque un compartimento de almacenamiento de munición situado en la torreta es potencialmente vulnerable a un impacto, las características incorporadas pueden evitar el mismo nivel de devastación visto en el caso del T-72.

Incluso las primeras versiones de los tanques americanos M1 Abrams de la década de 1980 estaban equipadas con resistentes puertas contra explosiones que separaban a la tripulación del interior de la munición almacenada. Estos tanques tienen una tripulación de cuatro personas, incluido un cargador que abre la puerta antibalas manualmente. Éstas se diseñaron para ser más resistentes que el blindaje superior, de modo que si la munición queda expuesta a altas temperaturas, la explosión se canaliza hacia arriba a través de los paneles antiexplosivos, en lugar de entrar en el compartimento de la tripulación, dijo Hamilton.

Por otro lado, los tanques rusos cuentan con cargadores automáticos mecánicos, lo que permite que sean tripulados por un equipo de tres personas.

El diseño de los tanques rusos da prioridad a la cadencia de tiro, la potencia de fuego, el perfil bajo, la velocidad y la maniobrabilidad frente a la capacidad de supervivencia general, detalló Hamilton. Y agregó que los tanques rusos tienden a ser más ligeros y sencillos, y tienen un blindaje más fino y menos avanzado que los occidentales. La vulnerabilidad del diseño era probablemente “más barata y más ligera”.

Desde el T-72, producido en la década de 1970 por la Unión Soviética, han aparecido modelos rusos más nuevos. Uno de ellos, el T-14 Armata, ha sido descrito como una sofisticada novedad en el campo de batalla desde que debutó en un desfile militar en 2015. Pero los Armata aún no se han utilizado mucho fuera de los desfiles. Las nuevas variantes del T-72 han venido con mayores protecciones para los tanques, dijo Bendett, pero el principio predominante ha sido el mismo: una tripulación de tres personas con un perfil más bajo, y proyectiles en un círculo dentro de la torreta.

Para el ejército estadounidense, dijo Hamilton, “si el tanque es destruido y la tripulación sobrevive, se puede hacer otro tanque más rápidamente de lo que se puede entrenar a otra tripulación”.

Para Rusia, “las personas son tan prescindibles como la máquina”, dijo. “Los rusos lo saben desde hace 31 años; hay que decir que simplemente han elegido no ocuparse de ello”.

(c) 2022, The Washington Post