Citó a un hombre por Tinder, lo asesinó a martillazos para robarle y dos años después cayó por un tatuaje

Cortesía

 

Finalmente y después de casi dos años de llevar adelante una intensa búsqueda, investigadores judiciales y la policía consiguieron dar con un hombre acusado de haber asesinado a martillazos a un vecino de Merlo, en la zona Oeste del Gran Buenos Aires, en Argentina, tras haber acordado un encuentro a través de la aplicación de citas ‘Tinder’.

Por: Clarín

Este jueves 5 de mayo, Cristian Adrián Franco (33) fue localizado y capturado por la Policía en una vivienda de Balvanera, en la Ciudad de Buenos Aires. El principal sospechoso de haber cometido el crimen de Héctor Sampayo (61) se escondía en un domicilio de ese barrio porteño ya que pesaba sobre él un pedido de captura.

Según consigna el medio regional Primer Plano, la principal pista para hallar al acusado del violento homicidio fue un tatuaje que lleva en uno de sus brazos. Según se detalló, después de que habría asesinado a la víctima, Franco fue captado por una de las cámaras de seguridad del bingo de Merlo mientras, aparentemente, emprendía la huída.

Los investigadores también recopilaron información y analizaron redes sociales durante la investigación para tratar de establecer quién habría sido el autor del crimen de Sampayo. Así, al cabo de casi dos años de averiguaciones, efectivos de la DDI La Matanza lograron considerar que el principal sospechoso se ocultaba en la Ciudad en calidad de prófugo.

Según trascendió, Franco habría acordado un encuentro con Sampayo a través de la aplicación de citas ‘Tinder’ en Carlos Pellegrini al 200, entre las calles Rawson y 25 de Mayo, a poco más de un kilómetro del bingo, en Merlo. En ese sitio, que sería el domicilio de la víctima, llevó adelante el crimen.

El cuerpo del hombre asesinado fue encontrado con golpes en el cráneo que según las pericias le dieron con un martillo.

Además, tenía la boca tapada y las manos atadas con precintos. Y en su casa, que se hallaba completamente desordenada, faltaban dinero en efectivo y diferentes objetos de valor.

Tras una larga espera esperando alguna señal del sospechoso, que hasta ahora había logrado evadir con éxito el pedido de captura, finalmente una delegación policial llegó a Balvanera para detenerlo.

Según trascendió, en el lugar del crimen fueron halladas algunas huellas que lo incriminaban, además del tatuaje en uno de sus brazos que fue registrado por una de las cámaras de seguridad y que -ahora- se pudo constatar que coincide con el del sospechoso detenido.

Franco está acusado del delito de homicidio agravado y quedó a disposición de la Fiscalía N°2 del departamento judicial de Morón, desde donde se lleva adelante la investigación desde el momento del crimen.