Israel celebra su 74 cumpleaños con picnics, barbacoas y exhibiciones aéreas

Fuegos artificiales en Jerusalén en la ceremonia oficial de apertura de las celebraciones del 74º Día de la Independencia de Israel. EFE/EPA/ATEF SAFADI

 

Israel celebra hoy su 74 cumpleaños en el Día de la Independencia en un ambiente festivo, con pícnics y barbacoas en playas, parques y reservas naturales, y con una exhibición de la fuerza aérea israelí que surcó de norte a sur los cielos del país.

En Tel Aviv, la mayor ciudad de Israel, miles de personas abarrotaron su extensa costa para presenciar el espectáculo de los aviones militares, que duró más de dos horas y fue coronado con las volteretas y virguerías de cuatro naves acrobáticas Efroni, que arrancaron los aplausos de los israelíes.

“Es una maravilla, un símbolo de nuestra fortaleza como nación de la que nos sentimos orgullosos. Venimos a verlo a la playa cada año con toda la familia”, contó a Efe Matan, un israelí que disfrutó de la exhibición con su nieta de casi dos años, que veía los aviones por primera vez.

La tradicional demostración aérea en esta fecha incluyó aviones de combate F-15, F-16 y F-35; aviones de entrenamiento Lavi; aviones de carga C-130; aeronaves cisterna para el reabastecimiento de combustible; helicópteros Black Hawk, Sea Stallion, Panther y Apache; además de drones Heron, que participan por primera vez.

La exhibición comenzó en el norte del país, por las ciudades de Haifa y Acre, y continuó hacia el sur sobrevolando por primera vez la ciudad de Hebrón, en Cisjordania ocupada, y el asentamiento colono cercano de Kiryat Arba; aunque no es la primera vez que el desfile aéreo alcanza los territorios palestinos.

Según el Ejército israelí, no hay una “declaración política” en el hecho de sobrevolar la conflictiva Hebrón -donde viven miles de colonos judíos en constantes enfrentamientos con palestinos-, sino que responde al tamaño de la importante comunidad israelí que habita la zona.

Las Fuerzas Armadas también reabrieron hoy sus principales bases militares al público, algo habitual en el Día de la Independencia, que conmemora la creación del Estado de Israel, pero que se había suspendido los dos últimos años por la pandemia.

En un videomensaje en inglés, el primer ministro israelí, Naftali Benet, elogió el espíritu que ha transformado Israel “de una pequeña nación en el desierto a un líder tecnológico moderno”.

“La historia de Israel es una historia de esperanza, una historia del espíritu humano, una historia de supervivencia contra viento y marea. Es la historia de una nación que construyó algo de la nada, un pueblo disperso que regresa a su antigua patria”, afirmó.

Israel pasó ayer al atardecer de una jornada de luto en honor a los caídos en las guerras y conflictos vinculados a la creación de un Estado judío en la región -más de 24.000 desde 1860-, al ambiente festivo con conciertos, fiestas y con una ceremonia oficial en Jerusalén que inauguró el Día de la Independencia, donde las autoridades hicieron llamados a la unidad nacional.

Sin mascarilla y sin apenas restricciones por el covid-19 por primera vez en dos años, Benet y miles de personas más se reunieron anoche para ese acto oficial en el Monte Herzl de Jerusalén, donde tuvo lugar el tradicional encendido de antorchas en honor a ciudadanos israelíes destacados que han contribuido de manera especial al desarrollo del país y las comunidades judías.

Desde el atardecer de ayer hasta el de hoy, Israel se vuelca en la celebración del Día de la Independencia, que conmemora la firma en Tel Aviv de la declaración que creó el Estado de Israel el 14 de mayo de 1948, según el calendario gregoriano, fecha que varía anualmente según el hebreo y que este año coincide con el 5 de mayo. EFE