Bloomberg: Flujos récord de petróleo iraní a Venezuela explican repunte de producción

Trabajadores con banderas de Irán y Venezuela durante el arribo de un barco de transporte de combustible iraní al puerto de Cardón, Venezuela, 26 de mayo de 2020. Imagen provista por el ministerio del Petróleo de Venezuela.

 

La producción petrolera venezolana está lista para recibir un impulso de las entradas récord de crudo iraní utilizado para mejorar la calidad de los suministros de la nación latinoamericana.

Por Lucia Kassai en Bloomberg | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Irán ha entregado 6,8 millones de barriles de petróleo a la asediada Venezuela este año, un aumento del 48% con respecto a la cifra de todo el año 2021. La mayoría de los envíos iraníes involucraron un tipo de petróleo liviano conocido como condensado que los venezolanos mezclan con el crudo lodoso local para producir Merey 16, el grado de crudo más exportado del país.

La petrolera estatal Petróleos de Venezuela SA ha estado dependiendo de los cargamentos persas para impulsar la producción nacional y financiar la administración del presidente Nicolás Maduro. La producción, que cayó a mínimos de varios años después de que EE. UU. aumentara las sanciones en 2019, se ha ido recuperando desde que Irán fortaleció los lazos con el régimen.

En marzo, Venezuela bombeó 697.000 barriles por día, un 33% más que el año anterior. Maduro ha profesado el objetivo de alcanzar los 2 millones de barriles por día este año. Aunque la meta se considera poco realista, los analistas esperan que la producción de este año sea mayor que la de 2021.

Los últimos cargamentos llegaron en la misma semana en que el ministro de Petróleo de Irán, Javad Owji, realizó una visita sorpresa a Caracas para firmar acuerdos energéticos entre las dos naciones. La República Islámica ha intensificado la cooperación con Venezuela en los últimos años y ha arrojado un salvavidas al régimen de Maduro.

Un buque identificado como Derya, que transporta 2 millones de barriles de condensado iraní South Pars, se encuentra actualmente anclado frente a la costa venezolana en espera de órdenes para descargar su carga.

El petróleo fue enviado por Naftiran Intertrade Co. (NICO), una subsidiaria con sede en Suiza de National Iranian Oil Co. que fue sancionada por Estados Unidos en 2008.