De Maldivas a Venezuela: cómo Irán trafica petróleo para Maduro en altamar

Nicolás Maduro sostuvo encuentro con el Ministro de Petróleo de Irán. Foto: Cortesía

 

 

Un petrolero de propiedad venezolana navegó en marzo a un lugar remoto en el Océano Índico y se encontró con un barco con bandera de Irán, tomó un cargamento de condensado iraní y navegó a casa, según servicios de monitoreo y documentos de envío.

Por Mariana Párraga | Reuters

La transferencia de barco a barco frente a las Maldivas fue la última táctica de los dos países para mantener su flujo de petróleo a los mercados a pesar de las sanciones de Estados Unidos. La cooperación energética cada vez mayor entre las naciones está ayudando a Venezuela a obtener suministros para convertir su petróleo extrapesado e impulsar las exportaciones.

Dos transportadores de crudo muy grandes (VLCC, por sus siglas en inglés) iraníes estaban en aguas venezolanas descargando condensado y crudo importados para la compañía petrolera estatal PDVSA este mes, cuando el ministro de petróleo de Irán, Javad Owji, se reunió en Caracas con Nicolás Maduro.

Desde 2020, Irán también ha ayudado a su aliado sudamericano con el envío de gasolina y equipos para reparar las dilapidadas refinerías de PDVSA. Una planta está reiniciando este mes después de una renovación prolongada.

El petrolero de propiedad venezolana Máximo Gorki, operado por el brazo marítimo de PDVSA, PDV Marina, es el único superpetrolero que le queda a la nación sudamericana después de perder en 2020 otros tres frente a PetroChina Co como parte de una disputa de deuda.

El tanquero se usa principalmente para mover el petróleo de PDVSA entre puertos nacionales, pero también ha transportado crudo a Asia desde que Washington impuso sanciones al crudo venezolano en 2019.

A principios de este año, PDV Marina tuvo que enviar una tripulación de reemplazo a China para rescatar a Máximo Gorki, que estuvo varado durante semanas debido a problemas mecánicos.

En marzo, el petrolero terminó de transferir un cargamento de crudo pesado venezolano en el Mar de China Meridional, según TankerTrackers.com, un servicio de monitoreo que utilizó imágenes satelitales para identificar los buques.

Días después, el Máximo Gorki cargó condensado iraní, también a través de una transferencia de barco a barco (STS) a 37 millas náuticas de las Maldivas, desde el VLCC Huge, un buque de National Iran Tanker Co (NITC), dijo TankerTrackers.com.

Reuters no pudo verificar de forma independiente las identidades de los barcos. PDVSA y NITC no respondieron a las solicitudes de comentarios.

El gobierno de Maldivas no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. La transferencia de STS tuvo lugar fuera de sus aguas territoriales.

EL tanquero petrolero de bandera venezolana Maksim Gorky.

 

EN SU CAMINO

El intercambio STS de Maldivas era nuevo para Venezuela, pero Irán ha realizado al menos un intercambio anterior en aguas cercanas al archipiélago, según United Against Nuclear Iran (UANI), un grupo de defensa que monitorea el tráfico de petroleros relacionados con Irán.

“Mientras Máximo Gorki viajaba hacia Venezuela, Irán pudo enviar un petrolero NITC para encontrarlo cerca de las Maldivas”, dijo Claire Jungman, jefa de gabinete de UANI.

“La ubicación es estratégicamente conveniente para Irán, ya que los petroleros iraníes tardan aproximadamente cinco días en llegar de Khor Fakkan a Malé”, la capital de Maldivas.

El superpetrolero atracó la semana pasada en Venezuela y descargó parte de su carga de 2 millones de barriles de condensado iraní. Siguió por días la llegada de los buques iraníes Dino I y Derya, que trajeron crudo pesado y condensado iraníes, respectivamente, como parte de un acuerdo de intercambio firmado el año pasado por las compañías petroleras de los dos estados.

Se espera que este mes se importen al menos otros 2 millones de barriles de petróleo iraní y 1 millón más de barriles de condensado. PDVSA planea enviar crudo pesado y fuel oil a la Compañía Nacional de Petróleo Iraní de Irán a cambio, dijo una fuente involucrada en la programación de la carga.

NIOC no respondió a una solicitud de comentarios.